Constancia/ Llamado al Gobierno a reforzar la protección de los niños en condición de discapacidad: senador Castañeda

Bogotá, 7 de abril de 2015 (CD). La siguiente es la Constancia presentada durante la sesión plenaria, por el Senador Orlando Castañeda Serrano:

“La violencia, el abuso, el abandono, y el desplazamiento, que han vivido y aún viven muchos de los niños de nuestro país, no puede convertirse en un tema coyuntural, que se pone sobre la mesa únicamente cuando es visibilizado como noticia en algún medio de comunicación, es nuestra responsabilidad hacer un llamado urgente para unir esfuerzos en pro de los más pequeñitos.

Algunas formas de violencia que se han convertido en el día a día de algunos de los niños en Colombia, son entre otras, el maltrato, el bullying, la segregación, y el abandono, y que viven de forma aún más frecuente aquellos que poseen alguna condición de discapacidad. La Corte, reconociendo esta situación, ha declarado a los niños en condición de discapacidad como sujetos especiales de doble protección.

La pregunta es entonces, ¿cómo estamos garantizando a nuestros niños en condición de discapacidad, dicha protección?

Hoy, que precisamente está citada a debate la señora ministra de Educación, queremos alertar respecto de las barreras a la educación que aún persisten para muchos menores en condición de discapacidad. De acuerdo con el DANE, en el país, hay casi 400.000 niños en condición de discapacidad (dicha cifra, no tiene en cuenta otros registros que señalan que esta población supera el millón de infantes), de estos, solamente el 70% ha logrado terminar sus estudios básicos, y el 30% los ha abandonado por diversas situaciones, pobreza, necesidad de un cuidador permanente, imposibilidades en el desplazamiento, entre otros.

Muy a pesar del espacio abierto para que los niños con discapacidad puedan ingresar a cualquiera de las aulas de los colegios públicos, la estrategia de inclusión no ha sido completa, puesto que las aulas no están en condiciones de igualdad para ofrecer las mismas ventajas a los niños con algún tipo de discapacidad que a quienes no las poseen, lo que impide el pleno desarrollo de una educación con calidad para los niños en condiciones de discapacidad.

Además, existen otros dos factores que agravan la situación: primero, los docentes no están preparados para asumir la diversidad de condiciones discapacitantes en una misma aula. Y segundo, los demás estudiantes de aula, como sucede con el resto de la población del país, no están siendo educados para reconocer la habilidad detrás de la discapacidad, que puede ser la mayor fortaleza de muchos de estos niños.

La población en condición de discapacidad, especialmente nuestros pequeños, están a la espera, no solamente de un cupo para ingresar al sistema educativo, sino de estrategias que les permitan una inclusión real en los procesos de educación, y que afiancen su permanencia en el tiempo, dichas estrategias, deben conectarse a un proceso de reeducación de la población frente a la discapacidad.

Hoy se está hablando de posconflicto, ¿cuántos niños tenemos discapacitados por las minas antipersonal, o por balas perdidas en fuego cruzado, bajo qué condiciones pueden ser recibidos por el sistema de educación actual? ¿Están las aulas preparadas para recibir a los pequeñitos víctimas del conflicto armado en una genuina reparación?

Hago hoy un fuerte llamado de atención respecto del papel de la educación en la construcción de un país incluyente para la población en condición de discapacidad, pues falta aún mucho por hacer. Propuestas en las que el Centro Democrático esta trabajando”.

(Fin)