Constancia/ Llevaremos hasta las últimas consecuencias violaciones de los DD.HH de las Farc en Antioquia

Bogotá, 14 de abril de 2015 (CD). El representante Santiago Valencia le pidió este martes al Gobierno Nacional y a las autoridades correspondientes investigar y condenar a las Farc por los ataques cometidos durante el pasado fin de semana en Antioquia y que configuran delitos de lesa humanidad que violan los tratados internacionales en Derechos Humanos y en el Derecho Internacional Humanitario

A continuación la intervención del Representante en plenaria de la Cámara:

En nombre de los representantes del Centro Democrático en Antioquia quiero referirme a los gravísimos ataques por parte de las Farc contra la Fuerza Pública y la población civil en Itüango y Ochalí, este fin de semana.

Dos hechos que reflejan que la intensidad de la amenaza terrorista no ha disminuido a pesar de los diálogos que el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos sostiene con la guerrilla.

En el primer ataque, ocurrido en La Quebrada El Miedo de Itüango, una patrulla de la Brigada Móvil No 18 de la Fuerza de Tarea Nudo del Paramillo, presuntamente entró en combate con guerrilleros del Frente 18 de las Farc, y digo presuntamente porque testimonios de los soldados sobrevivientes afirman que fueron emboscados.

Este ataque cobarde dejó como resultado el asesinato del soldado profesional Herley Riascos Mata y del soldado profesional Jhon Fredy Nazarit, así como otros cinco heridos. Nuestras condolencias a los familiares de los soldados.

Posteriormente, los guerrilleros corrieron a esconderse en viviendas campesinas cercanas, tomando como escudos humanos a los campesinos que allí habitan y evitando que pudieran ser capturados por los soldados. El mismo comandante del Ejército, general Jaime Lasprilla confirmó esta situación.

No siendo suficiente, las tropas lograron recuperar de las filas terroristas a una menor de edad y a otra guerrillera herida, lo que demuestra otro incumplimiento de esta organización cuando sus cabecillas dijeron hace unos meses desde Cuba que no usarían ni reclutarían más menores de edad en sus filas.

Hoy, en una cínica respuesta, Jesús Santrich niega este hecho y al contrario reclama un cese bilateral.

El segundo hecho fue la accidentada visita del gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo al corregimiento de Ochalí, en el municipio de Yarumal, el domingo pasado, luego del aplazamiento de su viaje la semana anterior debido a falta de condiciones de seguridad.

Cuando parecía que el inconveniente había sido superado, horas antes de que llegara el Gobernador, el Ejército desactivó un cilindro-bomba de 20 kilogramos en la cancha de fútbol que sirve como helipuerto al corregimiento.

Según contaron los habitantes de Ochalí a los medios de comunicación, los caminos veredales están plagados de minas antipersonales por lo cual es restringida la movilización y el peligro es permanente. También se denunció el toque de queda ordenado por el Frente 36 en la población, el cual es acatado con rigurosidad debido a la falta de Policía y de Ejército, según afirma una nota periodística. Los casos mencionados son delitos de lesa humanidad que violan tratados internacionales en Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

Por esto, el Centro Democrático solicita al Gobierno Nacional y a las autoridades pertinentes investigar y condenar estos delitos o de lo contrario apelaremos a instancias internacionales para que haya justicia en estos casos.

Es inconcebible, que en medio de un proceso de paz que lleva dos años, en lugar de que se mejoren las condiciones de seguridad del país, se deteriore el orden público sin que haya medidas de fondo que terminen con esta barbarie.

(FIN)