Constancia/ “No necesitamos un proyecto de remiendos sino un proyecto real de reforma a la justicia”, senadora Paloma Valencia

Bogotá, 24 de marzo de 2015 (CD). La siguiente es la constancia presentada este martes por la senadora Paloma Valencia:

“La inminente crisis de la justicia le ha dejado al país varias lecciones que conviene resaltar en el día de hoy:

La primera es que necesitamos con toda urgencia no un proyecto de 'remiendos' como lo es el proyecto de Equilibrio de Poderes del Gobierno, sino un proyecto real de reforma a la justicia que nos permita superar los grandes problemas que estamos enfrentando, la politización de la justicia, los ‘roscogramas’, el ofrecimiento de puestos y los favores de unas Cortes con otras y otros organismos de control, el problema de la imparcialidad, la vinculación y la puerta giratoria de políticos con justicia. Y creemos que en este debate es muy importante que también el Fiscal General de la Nación le dé explicaciones al país.

Hemos visto por los medios de comunicación que el Fiscal General de la Nación ahora aparece también relacionado con Fidupetrol, es otra de las vinculaciones frente a las cuales el Fiscal General no le da información al país, porque ya también tenían los contratos multi-millonarios con Saludcoop, los contratos multi-millonarios por 1.500 millones de pesos con el Gobierno y con la Presidencia de Juan Manuel Santos.

Sorprenden también las denuncias que se han hecho en contra del Fiscal a propósito de la presión contra los magistrados para obligarlos a concederles impunidad a los narcoterroristas. Una cosa es la expresión de las ideas en el debate político en el cual el Fiscal no debería estar inmerso dado que su cargo no tiene un origen político, pero es muy grave que los magistrados hoy digan que el Fiscal los invita a reuniones y los presiona, porque así se consideran ellos: presionados por el Fiscal para entregarles impunidad.

No se trata entonces de que se tengan discusiones con magistrados, sino que las discusiones en la política como en la vida pública deben hacerse por encima de la mesa, no en reuniones privadas que pueden llevar a entender al país que el Fiscal General de la Nación está presionando en reuniones a magistrados, más aun cuando en esas mismas reuniones se ha acusado al Fiscal de entregarle puestos u ofrecerle puestos a los magistrados de las Altas Cortes.

Parece también digno de una explicación, por parte del Fiscal, el hecho de que cuando le conviene es que aparecen los delitos. Las soluciones para que la justicia sea justa no puede ser selectiva ni mucho menos oportunistas, ya el Tribunal Supremo de Cundinamarca había llamado la atención al Fiscal General de la Nación por utilizar el caso del ‘Hacker’ con intensiones políticas durante la campaña presidencial. Qué conveniente encontrar un proceso del 2012 para perseguir las familias de los magistrados a los cuales él pretende sacar de la Corte Constitucional.

También nos sorprende que el Fiscal General de la Nación no esté dando explicaciones a propósito de las grabaciones que siguen filtrándose, violando los derechos del sumario al que están protegidos los procesos y que acaban en manos de periodistas. Queremos ver las órdenes judiciales mediante las cuales se realizaron tales grabaciones y sobre todo cuáles son las investigaciones que se han iniciado para quiénes están violando la reserva del sumario de esos procesos, porque no parece apropiado que cada grabación, en cada momento político encuentre siempre el periodista.

El Centro Democrático quiere aprovechar esta ocasión para recordarle al país que en julio del 2014 el Partido radicó un proyecto de frenos y contrapesos, que tiene una profunda y estructural reforma a la justicia, donde aparecen temas centrales como el hecho de que los magistrados deban tener unos diversos orígenes unas la academia, otros que vengan de la carrera judicial y otros que vengan de un concurso de méritos; que les permita a los litigantes ingresar, que la carrera de los magistrados debe ser el final de una carrera pública o de litigantes de excelencia y que por lo tanto la edad de entrada debería estar entre los 50 y 55 años, extendiendo la edad de retiro a los 70 años, donde deberían salir pensionados.

Al mismo tiempo el proyecto fue el primero en presentarle al país un tribunal de aforados serio, porque no es aceptable que vamos a cambiar la Comisión de Acusaciones mala que no funciona, pero por lo menos Doctor Gerlein, congresistas, compuesta por unos nombres por el nuevo Consejo Superior de la Judicatura.

Si Colombia quiere que sus instituciones democráticas perduren, no podemos presenciar esta desinstitucionalización a la que hoy el Gobierno Santos, los escándalos de las Cortes están llevando las instituciones democráticas. El índice de aceptación de las instituciones está en picada y conviene que este Congreso, como representante democrático de la sociedad colombiana, asuma el debate serio sobre el equilibrio de poderes y reforma estructural del equilibrio de poderes, para lo cual recomendamos el estudio del proyecto del Centro Democrático”.

(Fin)