Constancia/ Senador Carlos Felipe Mejía solicita nueva prórroga para deudores de programas de reactivación agropecuaria

El Congresista se refirió de manera específica al Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria (Pran) y del Fondo de Solidaridad Agropecuaria (Fonsa).

Bogotá, 7 de abril de 2015 (CD). El siguiente es el texto de la constancia radicada por el Senador Carlos Felipe Mejía Mejía durante la sesión plenaria.

“El próximo 30 de Junio de 2.015 vence el plazo para que los deudores del PRAN y del FONSA extingan sus obligaciones acogiéndose a los beneficios otorgados en la Ley 1731 de 2.014. Estos beneficios que apuntan directamente a los pequeños propietarios y productores han sido prorrogados por este Congreso de la República periódicamente, debido a que las circunstancias de crisis en el campo colombiano siguen siendo recurrentes y estos campesinos por diferentes circunstancias estructurales, de mercado, de precios, de inseguridad y ausencia de infraestructura, no han logrado generar los ingresos suficientes que les permitan realizar los abonos correspondientes para sanear las deudas que tienen con el sistema financiero.

En ningún momento este Congreso ha querido fomentar la cultura del no pago, por el contrario, son las circunstancia a veces externas a las actividades propias del productor las que generan estas moras, y en las leyes aprobadas para estos beneficios se ha contemplado que realicen pagos con descuento o abonos parciales con condonación de intereses o sanciones.

Las políticas en materia Agropecuaria de este Gobierno están prácticamente suspendidas y las propuestas al Congreso de la República en materia de desarrollo rural vienen siendo aplazadas por instrucciones del Gobierno argumentando que se debe esperar a que se concreten los acuerdos de La Habana para definir temas en materia agrícola.

Considero que si el país en general puede esperar todo este tiempo que se tomarán las decisiones en materia rural si es que se llegan acuerdos definitivos en La Habana, bien podrían prorrogarse los alivios especiales del Programa Nacional de Reactivación Agropecuaria y del Fondo de Solidaridad Agropecuaria por el tiempo prudencial que necesite el Gobierno para presentar al país o al Congreso un ambicioso proyecto de ley de Desarrollo Rural que busque soluciones en forma definitiva a la situación de penuria de los pequeños propietarios que hoy no ven por ningún lado reactivación de sus economías informales y así poder atender sus obligaciones crediticias. Bien podría este Congreso aprovechar que en el proyecto de ley del Plan de Desarrollo se está legislando sobre lo divino y los humano, para conceder una nueva prórroga, ojalá esta si definitiva, y permitir que los campesinos colombianos salgan de esta zozobra que implican los posibles cobros jurídicos y embargos de tierras subsecuentes al vencimiento del plazo el 30 de Junio.

(FIN)