Constancia/ Senadora Correa alerta sobre situación de informalidad laboral de jóvenes colombianos

Bogotá, 26 de mayo de 2015 (CD). Durante la plenaria del Senado de este martes, la senadora Susana Correa presentó una constancia en la que alerta sobre la situación de informalidad laboral en la que se encuentran los jóvenes colombianos y hace un llamado al Gobierno Nacional para que adopte medias al respecto.

“La Organización Internacional del Trabajo (OIT) señala en su último informe que al menos 27 millones de jóvenes trabajan en condiciones de informalidad y empleo de mala calidad en América Latina y el Caribe. El caso más crítico en la región es Colombia, con un 78% de su población juvenil en la informalidad y un total de la población laboral informal de 48.5%.

Es inaceptable que la falta de oportunidades sea para quienes recién inician la vida productiva.

En Colombia, seis de cada 10 empleos disponibles para los jóvenes son en condiciones de informalidad, sólo pueden acceder a puestos de trabajo de mala calidad y escasa productividad, con salarios bajos, sin estabilidad ni perspectivas, sin protección social ni derechos laborales.

En Cali, mi ciudad, la mitad de la población ocupada vive del 'rebusque', Cali tiene hoy 556.000 personas en esa condición, un número que equivale al 47% del total de la población ocupada.

El fenómeno de los informales se explica por las permanentes migraciones de familias desplazadas desde la Costa Pacífica, Buenaventura, Cauca, Nariño y el Huila. Es una situación muy complicada, porque Cali sigue siendo una ciudad receptora de inmigrantes y un sueño de progreso para muchas personas pobres sin educación, que finalmente terminan en este ‘rebusque’.

Este Gobierno muestra como uno de sus grandes logros la disminución del desempleo, pero detrás de los indicadores laborales del DANE hay oculta una realidad, pues considerar ocupado a un trabajador informal por haber laborado una hora en la semana no es una definición de empleo digno.

El 40% del empleo que se está generando en el país es de calidad precaria, inestable, de pocas semanas de cotización a la seguridad social y mal remunerado.

La raíz del problema de la informalidad en Colombia, se encuentra en el sector educativo, ya que los jóvenes no están siendo preparados para responder a las demandas del sistema laboral. No hay calidad ni pertinencia en la educación.

Hago un llamado al Gobierno Nacional para que adopte medidas y políticas urgentes de transición a la formalidad con el fin de garantizarles a los jóvenes un futuro mejor y aprovechar su aporte para el progreso social y económico del país.

Recordemos que las dificultades para acceder a un empleo digno “perpetúan los ciclos de pobreza de las familias y dificultan la lucha contra la desigualdad”.

(Fin)