Entrevista/ Expresidente Álvaro Uribe en la W Radio

Fecha

Bogotá, 21 de marzo de 2017

Autor

Por: Álvaro Uribe Vélez

Entrevista/ Expresidente Álvaro Uribe en la W Radio

 

Bogotá, 21 de marzo de 2017 (CD). Texto de la entrevista al expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez en la emisora WRadio.

 

Julio Sánchez Cristo (JSC). Voy a saludar al señor expresidente y Senador de la República, Álvaro Uribe Vélez. A propósito de tantas quejas, de tantos problemas que tenemos con nuestra justicia, con nuestras Cortes; él está pensando en una propuesta, interesante análisis para trabajar en el Congreso de la República.  Lucas, ¿cuál es la propuesta?

 

Lucas (L). Pues Julio la propuesta es crear una especie de súper Corte, que incluya a las diferentes Altas Cortes que existen hoy de acuerdo con la Constitución Política. Es decir, la Corte Suprema de Justicia, el Consejo de Estado, el Consejo Superior de la Judicatura, entre otros temas. Pero para que nos explique su propuesta, tenemos en línea al expresidente y Senador Álvaro Uribe. Expresidente buenos días y gracias por acompañarnos en la W.

 

Álvaro Uribe Vélez (AUV). Muy buenos días Julio, muy buenos días Lucas, muy buenos días a todos sus compañeros en la W y a todos los oyentes.

 

Primero estaba bastante concentrado en la reproducción de esta entrevista a Martin McGuinness. Recordaba, una gran discusión en Gran Bretaña que él fue elegido porque nunca pudieron condenarlo por delitos atroces, es un tema bien importante para mirar en Colombia. Nosotros creemos que la única institución del Estado de Derecho que debe tener ciento por ciento de confianza ciudadana, es la justicia. Es la única que no puede tener factores de descrédito, que tiene que tener una reputación, y lo he dicho en todo momento, que cuando yo era estudiante de Derecho- hace tantos años- sentíamos un respeto reverencial por las Altas Cortes, por la Alta Corte colombiana, por la justicia, eso se ha perdido.

 

La proliferación burocrática de la justicia, su diseminación en tantas entidades, eso está relacionado con la penetración de la politiquería. Muchos han caído en cruce de gajes con el Ejecutivo y otros órganos del poder. Y además, todo eso ha llevado a que tengamos una gran cantidad de entidades cuyos magistrados el pueblo colombiano no conoce y ha perdido la confianza en muchas de esas entidades.

 

Por eso, como lo ha dicho Lucas, una de las propuestas que estamos adelantando para que se discuta en el seno del Centro Democrático y con la opinión ciudadana, es que haya una sola Corte, que las incluya a todas, que los magistrados lleguen allí a una edad elevada, 50-55 años, que a partir de allí sean vitalicios. Que no sirva de trampolín político, que esos magistrados lleguen allí producto de una respetable carrera judicial, que sea el premio, que sea la cúspide de su carrera, etc. Que esa misma Corte administre autónomamente la justicia, y creemos que puede ser una discusión para, entre otras cosas, conseguir la finalidad de que los colombianos conozcan bien a sus magistrados, que estos sean visibles ante el pueblo colombiano, tengan un gran compromiso de mantener la respetabilidad de la institución.

JSC. Señor Presidente gracias por atendernos y nos gusta volverlo a escuchar y saber que está muy recuperado de sus últimos días reposo, por razones que conoció la opinión pública. Alberto nos ha explicado varias veces cómo funcionaban las cosas en otros tiempos, cómo funcionaba el Consejo Electoral, cómo profesores, cómo personas muy respetables se les pagaba por sesiones que trabajaban y que el resto del tiempo o estaban en la academia, o atendían sus buffetes. Tenemos el ejemplo de la honorable Corte Suprema de Justicia de los EE. UU., y lo que usted propone, pues suena muy atractivo, porque esa es la gran queja que tenemos los colombianos de lo que está pasando en la justicia, y el choque permanente de todas esas Cortes.

 

Pero, usted mejor que nadie conoce, Presidente, que detrás de esto hay un interés político que es el que nos tiene desesperados, de los políticos metidos en los nombramientos, en las ternas, en las pujas, por los intereses, pues que no es muy difícil adivinar. ¿Usted cree que su propuesta puede progresar, teniendo en cuenta el tradicional interés político en permear esas Cortes?

 

AUV. Por eso hay que hacer un gran trabajo de opinión con esta propuesta como con las que presenten los candidatos del Centro Democrático, yo para contribuir al debate llevaré diez propuestas, esta es la segunda, a estos foros que vamos a tener, y hacer un gran  trabajo de pedagogía, con la ciudadanía colombiana. A mí me parece que la justicia está urgida de recuperar credibilidad. Y esto de tener una sola Corte visible, en un Estado eficiente, austero, con las Salas especializadas de magistrados, no puede decir uno en general madura, por la confusión con Venezuela, pero ya bastante formados, de 50- 55 años en adelante, vitalicios, yo creo que puede ayudar bastante.

 

Inclusive hay una, cuando uno estudia la evolución de la justicia en España, podría llegar a la conclusión de que toda esa penetración politiquera, que acaba de anunciar usted Julio, y que la sienten los colombianos como algo muy negativo, cuando uno estudia la evolución de la justicia en España, llega a la conclusión que toda está proliferación de instituciones en Colombia es una de las concausas para que haya todo este crecimiento de la penetración politiquera en sectores de la justicia.

 

Y además, lo otro, que es bien grave, es el cruce de favores de algunos, no de todos, hay gente muy respetable, en muchos hay cruce de favores con el Ejecutivo o con otros órganos del poder, lo que hace bastante daño.

 

Alberto Casas (AC). Presidente yo me uno, por supuesto, a la voz de Julio para subrayar la recuperación porque veo que usted quedó como nuevo, se decía antes cuando uno salía de la clínica. Y por supuesto la propuesta me parece de un atractivo enorme, dada la razón de ser de poner sobre la mesa, el debate de la justicia en Colombia porque es, a mi juicio, el origen de todas nuestras dificultades, y de todos los males que nos afectarán en el inmediato futuro.

Por eso el hecho de que se le dé la prelación a la discusión que se derivaría de su propuesta me parece fundamental, porque cuando yo era joven, más no bello, y hacía política, el tema de la justicia al grupo al que yo pertenecía, fue siempre lo más importante. Lo que veo difícil es que sea el Congreso el que pueda perfeccionarla, me parece que usted estaría pensando nuevamente que esa propuesta tendría que llegar a una constituyente para que tuviera un final razonable.

 

AUV. A ver, doctor Alberto, primero yo le quiero decir esto: es muy importante para que una institución se vea obligada a ser transparente, que esa institución sea simple y que sus integrantes sean visibles ante los ciudadanos, lo que hoy no ocurre en la justicia. Segundo, la vía para convertir esto en realidad, primero hay que crear una, hacer una gran pedagogía, tratar de conseguir un gran apoyo del pueblo colombiano. Tercero, la constituyente, cuando uno lee los requisitos que los constituyentes del 91 le introdujeron a la constituyente es para que no haya constituyente; cuarto, el Congreso, un nuevo gobierno que pueda reorientar el país en debida forma, que tenga unas mayorías en el Congreso, podría conseguir la aprobación de esto. Se sopesará entonces, con el tema del control de constitucionalidad, pero yo he visto que aquí han tenido tanta imaginación para destruir el Estado de Derecho.

 

Yo nunca pensé que a un gobierno en Colombia se le pudiera ocurrir, y a una Corte Constitucional, que el congreso reemplazara el resultado de un plebiscito popular. Yo habría apostado mi tarjeta profesional de abogado, lo que aprendí de mis profesores como Carlos Gaviria, además mi gran amigo y contradictor y profesor, nunca pensé que eso se pudiera hacer.

 

Entonces aquí han tenido mucha imaginación para destruir el Estado de Derecho, yo creo que lo que hay que tener es, buscar un gobierno, un congreso que sea capaz de hacer eso. Y buscar, como la Corte Constitucional va a decir, bueno pero si a mí me están reformando, se está creando aquí una nueva estructura de justicia, cómo soy yo la que me voy a pronunciar sobre este Acto Legislativo, buscar un mecanismo de refrendación popular que lo hay.

 

Así como han tenido imaginación destructiva, hay que tenerla constructiva para fortalecer el Estado de Derecho.


JSC. En esa creatividad, y en esa propuesta constructiva, señor Presidente sé que lo hemos hablado en privado y públicamente, ¿no cabe en este punto, en este punto, por lo importante, por lo atractivo, como dice Alberto, que participe no solamente el Centro Democrático, sino que en la misma causa se sumen los señores de la Unidad Nacional? Con los que usted ha estado en permanente desacuerdo, ha estado usted en la oposición al Gobierno que lidera la Unidad Nacional, ¿este no sería un `punto de encuentro o es también un muy hipotético e iluso escenario?

 

AUV. Cuando uno habla de las necesidades con que están unas mayorías, esas mayorías pueden llegar en un momento en el Congreso que se construyan a través de alianzas, alrededor de propósitos como este, eso no lo descarta uno, yo no estoy pensando en la Unidad Nacional de ahora, pero si usted me pregunta en la necesidad de alianzas para sacar adelante una propuesta como esta que haga parte de un programa de recuperación de la credibilidad de las instituciones, por supuesto que si Julio, además le soy muy sincero llega un momento en que esas alianzas con sectores de opinión y fuerzas políticas que quieran contribuir en la misma dirección son necesarias y entrar a discutir con ellos y a ver cómo se mejora la propuesta, no hay duda.

 

Camila Zuluaga (CZ). Senador Uribe, frente a esta propuesta que usted está presentando sobre la unificación de las Cortes, hay algo que no se nos puede olvidar de lo que está viviendo el país y es la firma de un acuerdo de paz y en el momento, la implementación. Esta propuesta que usted hace pues va en contra, en cierta medida, directamente de la justicia especial para la paz porque usted ya ha anunciado que tendría un tipo de modificaciones. En su visión, en qué manera quiere usted cambiar con esta propuesta la justicia especial para la paz que se acordó en la Habana entre las Farc y el Gobierno Nacional.

 

AUV. Primero, yo creo que lo que ha pasado en el país demuestra una ilegitimidad gubernamental, lo que ha pasado en el país con el desconocimiento del plebiscito, lo que pasó en el país con toda esa maquinación que llevó a que el Congreso lo sustituyera, etc., etc., aquí hay una cadena de engaños que le da mucha ilegitimidad a los acuerdos de la Habana y a la incorporación del ordenamiento jurídico.

 

Segundo en la propuesta por supuesto esa nueva Corte tendría una sala de justicia transicional previas modificaciones, por ejemplo nosotros hemos dicho, el tema desarme, desmovilización, atención al guerrillero de base, amnistía al guerrillero de base, ayuda para su reincorporación a la sociedad colombiana, nosotros decimos todo eso hay que hacerlo. ¿Qué diferencias tenemos? el tema de la impunidad a delitos atroces, el tema de que puedan ser elegidos antes de cumplir penas, tercero, que las penas tienen que ser penas adecuadas, si bien menores que las penas ordinarias, lo entendemos, esté uno de acuerdo o no debe entenderlo, no llegar al punto al que vamos a llegar donde simplemente hay una impunidad total disfrazada, y el tema de los civiles y de las fuerzas armadas. Porque aquí van a salir unos militares de la cárcel, nosotros estamos estudiando por qué delitos etc., pero por ejemplo hay militares condenados o que van a condenar que no tienen ninguna posibilidad de recuperar su honra, eso lo omite totalmente esta justicia.

 

CZ. Senador, entendiendo eso que usted nos está diciendo, si bien es cierto hay que recordarle a la gente, y usted lo sabrá mejor que nosotros, que uno de los puntos duros de la guerrilla de las Farc en medio de la negociación con el Gobierno Nacional, es que ellos no se someterían a la justicia ordinaria, por esa razón es que se creó la justicia especial para la paz y no admitirían después de firmado el acuerdo, creería uno la guerrilla de las Farc, pues someterse a una Corte para que se haga cargo de sus procesos, una Corte que no sea la de la JEP, entonces ahí cuál sería su propuesta, porque usted sabe perfectamente que ese acuerdo está negociado, que ellos no lo van a aceptar y que podría derivar en que se acabe entonces el acuerdo de paz, ¿estaría usted dispuesto a que eso sucediera ?

 

AUV. No mire, yo creo que nosotros tenemos que ser muy claros. Muchos colombianos me critican a mí, llegan, es que Uribe entregó el no y les tengo que recordar periódicamente, por ejemplo, a mí me dio pena quedarme quieto aquí en mi casa, todavía me falta una semana por orden médica, entonces sin moverme de mi casa, he recibido 59 delegaciones de municipios y siete delegaciones de departamentos, y en todos hay enorme preocupación sobre esto. Entonces explicamos nuevamente qué propusimos nosotros los del no, que no era estar contra la paz, sino hacer unas modificaciones y cómo el Gobierno nos engañó, entonces nosotrostros siempre hemos venido diciendo, nosotros estamos de acuerdo con la paz y a toda esta gente de la base de la guerrilla hay que darle todas posibilidades de reintegración y como ahora cualquier reforma que propongamos nos dicen, ah es que están contra la paz, es que están contra la paz, nosotros tendremos que ser muy cuidadosos en explicar esto.

 

Entonces la justicia esta, por favor, una Corte que surja de una reforma de estas que tenga la sala de justicia transicional, con magistrados respetables, visibles, visibles, no escogidos por unas personas de la izquierda internacional reunidas previamente con las Farc, como ha ocurrido en estos días, hombre a uno lo asombra no solamente desde el punto de vista político, sino desde el punto de vista jurídico y el Estado, ver en las fotos, en la televisión y leer en la prensa, unas personas entre ellas unos de la izquierda internacional reunidos con las Farc y son lo que van a escoger los magistrados, yo creo que aquí se está buscando tener una Corte de toda la respetabilidad, los magistrados de toda la respetabilidad, además visibles, además que hayan tenido una larga y respetable carrera y esto no puede ser en contra de los colombianos.

 

Ah, entonces la única justicia que les gusta a las Farc, es la justicia de las Farc y a ella tienen que someter a los militares y a los civiles, y para ello tienen que desvertebrar el Estado de Derecho en Colombia, yo no creo que eso sea paz eso es entrega del país a las Farc y con eso si no estamos de acuerdo, una cosa es la paz y otra cosa es la entrega del país a las Farc. Lo que pasa es que está muy en entredicho uno va, uno se entera en departamentos como Arauca, la semana pasada volví a hablar mucho sobre Arauca, allá es un desastre a raíz de que hirieron a nuestro dirigente Alfredo Guzmán, pues muchas ciudades colombianas una mezcla de bandas criminales, ELN y Farc han llegado hasta el punto de imponer los precios de los productos en las tiendas. La situación del país es muy delicada todo girando alrededor de lo que dijeron ahora 188 mil hectáreas de coca, yo creo que al mundo hay que decirle la verdad, aquí hay una entrega del país a las Farc, hay una intención de paz y los problemas de orden público se han agravado.

 

L. Presidente, esta propuesta que usted plantea pues es un experimento que no tiene antecedentes en el país. En este entendido, no le parece que proponer un mandato vitalicio de los magistrados de esta especie de super Corte, si este experimento sale mal pues, ¿puede ser contraproducente para el país?

 

AUV. Lucas, yo no creo, mire yo le voy a decir que envidia de la buena sentí. El presidente de Estados Unidos, yo creo que hoy hace dos o tres semanas, se refirió al Congreso e hizo una cosa que hacía el presidente Reagan, llevó unas personalidades importantes al Congreso y allí los asistentes las aplaudieron, una de ellas la viuda de un magistrado  y la aplaudieron frenéticamente varios minutos, yo decía hombre lo que necesita nuestra justicia es tener ese prestigio, primero el magistrado vitalicio no porque sí, bien escogidos, visibles, discutidos, que el pueblo colombiano los conozca, de edad ya avanzada después de una respetable carrera judicial y por supuesto, con causales muy claras de retiro o de remoción, o de remoción con procedimientos flexibles, con procedimientos no engorrosos sino transparentes y claros.

 

Yo creo que eso podría ayudar mucho, además ese señor sabe que él lo que va a hacer es administrar justicia que no va a estar utilizando eso de trampolín para contratos de su señora, de su hija o para una posición política destacada posteriormente.

 

JSC. Le quiero cambiar el tema a propósito de la marcha del 1 de abril. Aquí hemos escuchado a varios promotores de la marcha, invitando, pues, a una marcha pacífica, ni más faltaba, en donde se quieren expresar por medio de la marcha, de manera pacífica, protestas, pero en los últimos días pues han ido apretando los temas de corrupción y ha ido apretando el tema de Odebrecht. El tema de Odebrecht que no termina de explicarse, pues está en manos de las autoridades, del Consejo Nacional Electoral, de la Fiscalía, de la Corte en el caso de los senadores, en fin.

 

La pregunta es ¿la marcha qué mensaje busca? Es una marcha protestando contra el actual Gobierno, es una marcha protestando por el manejo que se le ha dado al acuerdo de paz, es una marcha reafirmándose en quienes ganaron el plebiscito con el no, o por cuenta de algo que me han dicho y es que van a sacar los afiches, a propósito del escándalo de afiches de la campaña por el pago de Odebrecht, que ya confesó el señor Prieto. ¿Van a sacar afiches, esos afiches, con la cara del Presidente pidiendo su renuncia? ¿Cuál es el propósito de la marcha ya que usted, pues, significa para muchos oyentes el liderazgo de esa marcha?

 

AUV. No Julio yo no soy el líder de la marcha. La marcha es de muchos colombianos, de vertientes políticas y de colombianos totalmente independientes.

Entonces una de las maneras de desacreditar la marcha es lo que decía ayer un columnista en Bogotá, que eso es una marcha uribista y que la gente de bien no debe ir a esa marcha, bueno. Entonces pero, dejémoslo ahí que he tenido el control de no contestarle a ese columnista.

 

Entonces es una marcha, una serie de preocupaciones por el país muy graves. Si me permite le hablo de Odebrecht pero mire, por ejemplo, un tema que no se ha discutido bien, la pérdida de confianza en Colombia es de tal grado que después que este país durante muchos años, y tengo que decir que el gobierno mío hizo un gran esfuerzo en esa materia, venía creciendo la formación bruta de capital año tras año 10, 15, 16 por ciento, inversión 30 por ciento, el año pasado la formación bruta de capital cayó 3.6, cuando uno ve lo de maquinaria y equipos cayó 15 y medio. Entonces ¿de dónde va a surgir el progreso de la economía colombiana?, ¿de dónde va a surgir la creación de oportunidades para los jóvenes?, ¿de dónde va a surgir la creación de empleo de calidad?

 

Odebrecth. Lo que he hecho en estos días en tantas reuniones es, antes de irme yo a la clínica, tuve cuatro entrevistas radiales una con ustedes sobre el tema. Entonces yo he dicho mire, primero que todo uno tiene que pensar en el mensaje bíblico: yo no puedo hablar de lo del Gobierno sin hablar de aquello por lo cual le tengo que dar la cara al país.

 

Volver a repetir, a todo el mundo le he vuelto a repetir lo de Gabriel García Morales he dicho: cualquiera del gobierno nuestro que haya recibido sobornos, que se lo lleven para la cárcel con la más severa sanción. He tenido que repetir lo que es verdad, a ustedes se los había dicho: mire, Gabriel García Morales no llegó a mi gobierno por un negocio político con el clientelismo. Le pedí la hoja de vida a la Cámara de Comercio de  Cartagena. Me mandaron su hoja de vida, Ingeniero civil de la Universidad de los Andes con maestría en la Universidad Mason de los Estados Unidos, su padre había sido director de un colegio católico, un colegio religioso de Cartagena, una familia muy bien reputada en Cartagena, lo nombré.

 

Todavía no sé de qué partido político es etc., y nos vino esto. Usted sabe que yo seguí haciendo política después que salí de la Presidencia. Nunca más lo volví a ver, hablé con él en diciembre, lo llamé a raíz de los escándalos, me negó.

 

El caso de Óscar Iván. El caso de Óscar Iván Zuluaga, primero tengo que decir que la semana pasada o antepasada yo me reuní con él, con su señora, para mí fue una reunión desgarradora porque yo aprecio mucho a Óscar Iván. Lo admiro mucho, a su familia, y eso me ha dado muy duro. Y lo he tenido que repetir, hombre, en el caso de Óscar Iván no hay soborno. Él contrató un publicista de Brasil, hizo un contrato con él e hizo un pago que está registrado y aparece en Brasil que Odebrecht le hizo a ese publicista otro pago.

 

Entonces Óscar Iván ha dicho sí, yo me tengo que dedicar a aclarar eso y me suspendo de la campaña, me hago a un lado. Entonces, primero que hablar de lo del Gobierno, yo he tenido que asumir estas responsabilidades y no me atrevería hoy en La W, antes de referirme al caso del Gobierno, a no volver a ese tema que ya se los había dicho a ustedes antes de irme para la clínica.

 

Hombre, en el caso del Gobierno las cosas son muy graves Julio, mire. El anterior Fiscal no quiso investigar el tema de los 12 millones de dólares. Mire, las pruebas que yo llevé a la Fiscalía y a la Procuraduría no eran plenas pruebas, pero era un principio probatorio de gran importancia para esa investigación.

 

En presencia de dos personas muy importantes, porque son temas que hay que manejar con testigos, yo pedí a las autoridades de los Estados Unidos que recibieran a Chica, que él quería negociar con los Estados Unidos, me dijeron que ya habían hablado con él y que lo harían con él después de elecciones. en Estados Unidos, en una situación que demuestra que hay un patrimonio significativo, ¿será que arregló con los Estados Unidos? Y una de las cosas que más me preocupa es que aquellos que dijeron a mis testigos, mis testigos que también dijeron que ellos tenían que respetar la confidencialidad como abogado, la confidencialidad de sus clientes, aquellos que dijeron que habría habido una desviación de dos millones de dólares para pagar saldos de la campaña Santos, también son los que han venido comunicando que hubo muchas empresas que le pagaron a la campaña posteriormente que para cubrir deudas y que eso no quedó registrado, grave. Miramos todos estos episodios de 2014.

 

JSC. Pero Senador que pena interrumpirlo, pero es que no me está contestando la pregunta, aunque usted dice que no es el líder de la marcha, muchos lo ven a así ¿la marcha es para salir a pedir la renuncia del Presidente sí o no?

 

AUV. Mire, uno no lo puede negar. Hay muchos colombianos hablando de la renuncia del Presidente, inclusive cuando usted lee la norma sobre topes electorales, la norma difícilmente da lugar a varias interpretaciones sino a una, dice: quien viole los topes pierde el cargo y han querido llevar todo eso a unos afiches del 2010, esto es muy grave y lo del 2014 es sumamente grave. Además nosotros denunciamos, el senador Macías, billones entregados a los congresistas, y en el 2014 hubo un hecho notorio, los platales de la reelección de Santos en las calles de Colombia, que ese sea unos de los factores, seguramente los marchantes los van a decir, y entonces está la economía, está el incumplimiento del plebiscito. Hombre, a mí me llama mucha gente de otras ciudades y me dice  que sus propiedades hoy las tiene que vender por menos del predial, es un país asfixiado de impuestos, donde habrá otra propuesta nuestra en uno de los foros.

 

Entonces el tema del país tiene hoy, yo diría que un cuadro clínico tan grave, una tormenta tan perfecta que muchos colombianos escogerán un motivo para marchar, y muchos tendrán varios motivos, otros le darán especial énfasis a un motivo. A mí me parece muy preocupante todo lo que ha pasado, también lo que pasó con el plebiscito, la ilegitimidad de estos acuerdos, la sustitución constitucional. ¿Es que hasta donde ha llegado la imaginación jurídica destructiva? Doctor de La Calle, a sus oídos, presidente Santos, a sus oídos, que se inventaron la manera de sustituir la Constitución por un acuerdo con el terrorismo y entonces vamos a tener una Constitución sustituida durante 12 años, por un acuerdo con el terrorismo.

 

Mire ¿Sabe qué le pasó a El Salvador? Ese acuerdo que no lo pudieron modificar condujo a El Salvador a una postración económica tremenda a partir de 1993 y hoy va peor. Un gobierno que quiera en adelante reformar la economía, para que esta economía vuelva a tener una gran confianza de inversión, le van a decir: ah no se puede porque aquí primero que todo hay que respetar este nuevo bloque de constitucionalidad que son los acuerdos con las Farc, tema que habrá que entrar a reformar, no fácil, pero tenemos que crear conciencia de ello y se lo tendremos que decir con claridad a los colombianos.

 

L. Presidente, desde la última vez que hablamos en estos micrófonos pues surgió un hecho nuevo en el escándalo de Odebrecht y tiene que ver con el pago de los 400 mil dólares de la firma brasileña a la campaña Santos Presidente 2010, un pago de unos afiches, de dos millones de afiches. En ese momento el Presidente era su candidato, más allá de las consecuencias que pueda sufrir el jefe de Estado ¿qué responsabilidad política le cabe al uribismo por esos aportes ilegales?

 

AUV. Pues hombre, yo primero, yo veo cómo fue eso. Primero sacaron una campaña Santos candidato, unos afiches rosaditos etc. Llegó un lunes que el doctor Antanas Mockus les estaba ganando por 17 puntos y ahí volvieron a decir que entonces que no, que ellos eran la U, que de Uribe, el gobierno tenía prestigio, ahí si se pegaron del gobierno hasta el punto que pusieron a alguien, sin consultarme a mí, sin consultarme a mí, a que imitara mi voz, etc. Pero la verdad es que, súmele a lo de los afiches, yo creo que todas la denuncias que nosotros hicimos, inclusive antes de 2014, que los hechos nos están dando la razón, en relación con esa campaña de 2010 y después con la de 2014, hombre yo creo que fuimos los primeros, tal vez la única fuerza política en denunciar todo eso.   

 

Pero, no nos olvidemos de este temita de 2014, primero ese platal que manejaron en la campaña de Santos y que se sentía en las calles de Colombia, la mermelada, lo que sacaron de los contratos del Estado, el millón de dólares en Panamá que para pagar una encuesta, $900 mil millones adicionados ilegalmente a un contrato de Odebrecht. Mire las fechas, las de las reuniones que ha dicho el doctor Andrade, etc., poco antes de solemnizar, de perfeccionar esa ilegal adición a ese contrato, y siga y siga.

 

O sea que Santos se comprometió en el 2010 que él iba a seguir nuestras tesis, con todas las limitaciones y defectos y  faltantes de mi gobierno. El país iba mejorando en seguridad, en inversión, en política social; él las pudo corregir, no quiso hacerlo, todo resultó ser un engaño. Uno mira hoy con retroactividad eso, todo postizo, ellos cuando se vieron muy mal en las encuestas cambiaron el Santos rosadito etc., que por el Santos de la U de Uribe etc., etc.

 

Grave todo esto para el país, Lucas, grave y nosotros estamos dispuestos a contribuir a enfrentarlo y por eso lo estamos enfrentando. Ya mis compañeros han presentado también un proyecto de ley bastante importante para luchar en contra de la corrupción. Una de las cosas que yo tenía, hay que recordársela al país, es que todos los sábados yo tenía en los consejos comunitarios un espacio que se llamaba contratistas visiblescontratistas visibles. Entonces, nos reuníamos en Boyacá y los de la doble calzada le tenían que dar la cara a los ciudadanos boyacenses sobre cómo iban esos contratos, etc.

 

Vamos a seguir en esta batalla, de lucha contra la corrupción.

 

CZ. Senador Uribe, cuando estábamos hablando anteriormente, usted dio una respuesta que me sorprendió y que me parecería importante que nos aclarara. Usted dice que lo están atacando en algunos sectores cercanos al Centro Democrático, por haber entregado el no, ¿quién dentro de su partido lo está atacando por haber entregado el no?, es decir, ¿hay facciones completamente radicalizadas ya dentro del Centro Democrático y dentro del Uribismo como tal que incluso están llegando ya a criticar sus posturas frente al acuerdo de paz?

 

AUV.  La verdad es que yo no sé si es dentro del Centro Democrático o personas que participaron en el no pero, primero le tengo que recordar este proceso. En diciembre de 2015, el 17 de diciembre cuando ya el Gobierno anunció definitivamente el plebiscito, y se le impusieron esas modificaciones tan injustas como esa reducción del umbral, etc., hubo un foro del Centro Democrático en Bogotá, empezó la discusión entre el no y abstención, y se tomó la decisión de que dedicaríamos todos esos meses iniciales de 2016 no a entrar al no o a la abstención, sino a hacer la pedagogía de los aspectos inconvenientes de esos acuerdos. Cuando ya se llegó la hora por allá a mediados de 2016, tomamos la decisión del no. Entonces, lo primero que hizo el Gobierno fue disparar lo que tenía montado en el revólver, en el tambor del revólver, ah, Uribe la guerra, Uribe paramilitar, cómo nos va a extrañar, nada nos extraña que salga con el no. ¿Qué hicimos nosotros? Decir, mire, nosotros no estamos contra los acuerdos ni con desconocerlos en su totalidad, sino por exigir unas modificaciones. Eso lo repetimos la noche del 2 de octubre, donde procuramos referirle al país unas palabras que no aparecieran soberbias ni desafiantes, que propusieran unos cambios y un acuerdo nacional, todo lo cual lo desestimó este Gobierno. Yo mismo llamé a la Presidencia a pedir una cita con el Presidente, a promover ese acuerdo. Aquí acudí con el doctor Juan Gómez Martínez a la base aérea de Rionegro a rogarle que no cerrara con las Farc, que le diera la oportunidad a los del no, etc., etc. Hice eso porque me parecía útil por la Patria, y hay unas gentes que dicen que toda esa actitud mía y ahí es cuando toman la idea donde el Santo Padre que le repetí nuestras principales objeciones al acuerdo, con todo el respeto por supuesto, que toda esa actitud mía ha sido entreguista, que lo que teníamos que haber hecho fue desconocer totalmente los acuerdos, etc.

 

Esa discusión también ha existido, entonces me ha obligado a mí y he aprovechado todas esas reuniones aquí en mi casa, que van a seguir esta semana porque me han pedido, el médico me ha dicho que me debo quedar hasta el fin de esta semana en la casa, por el tema de esta cirugía, entonces voy a seguir esas reuniones esta semana, explicando todo eso y cómo si seguimos insistiendo en modificaciones, por ejemplo, un tema que se discute, qué se va a hacer con el narcotráfico, entonces nosotros decimos, hacia adelante hay que declarar en la norma que nunca puede ser conexo con el político. Y entonces a uno le preguntan, ay qué se va a hacer con los cabecillas de las Farc, responsables del cartel de cocaína más grande del mundo, porque esa norma que se adopte hacia adelante no tendrá retroactividad. Ahí hay un tema que no podemos eludir y que tenemos que buscar una solución para eso, porque ahí quedan unos factores de impunidad que deslegitimarán a futuro totalmente este acuerdo, y eso habrá que enmendarlo.

 

JSC. Senador expresidente Álvaro Uribe, muchas gracias por su tiempo, por explicarnos su novedosa propuesta de esa super gran corte para superar los problemas y tanta incertidumbre y tanta queja, tanta sensación negativa que tiene hoy Colombia del manejo de la justicia. Ha sido usted muy amable y celebramos escucharlo, como siempre, pues con mucha fuerza, muy claro en sus planteamientos y pues ya recuperando, durante una semana más, su rutina de todos los días. Ha sido usted muy amable, doctor Uribe.

 

AUV. Muchas gracias a usted Julio, al doctor Alberto, a Camila, a todo el equipo periodístico, a la doctora María Isabel, a Lucas y a los oyentes. A todos, muchas gracias. 

 

(FIN)