“No más enfrentamientos ni reclutamiento ilegal de menores”: Tatiana Cabello

Fecha

Bogotá, 15 de agosto de 2017

Autor

Prensa Centro Democrático

Bogotá, 15 de agosto de 2017 (CD). Texto de la constancia de la representante a la Cámara Tatiana Cabello.

 

“Esta madrugada, el Ejército Nacional confirmó que en la zona rural de Jamundí, Valle del Cauca, más exactamente en el corregimiento de La Liberia, se presentó un enfrentamiento entre las tropas del Batallón Pichincha y un grupo de disidentes de las Farc. En efecto, la Tercera Brigada estaba haciendo unos operativos de control por la región, ya que se han incrementado los hechos delictivos de forma considerable. Hasta ahora no se reportan soldados heridos y se incautaron de material informativo y equipos de comunicación.

 

Pero este no es el único hecho que se ha presentado con las disidencias de las Farc, en la última semana. Se dice que en el departamento del Guaviare hay más de 300 hombres armados de esa guerrilla, que están vigilando cultivos y laboratorios de cocaína. Pero esto tiene un agravante: están reclutando menores de edad, que son hijos de los campesinos de la región. Sin contar, que de acuerdo a investigaciones, buscan expandirse a otros municipios y departamentos del país. Su gran objetivo es apoderarse de corredores que les permitan sacar la droga por Venezuela y Brasil.

 

Por otro lado, la Policía Nacional reportó la incautación de una caleta de las disidencias del Frente Séptimo de las Farc. El hallazgo fue en la vereda la Esmeralda, en Guaviare. Esta contenía 319 granadas de 40 mm, 34 granadas de 60 mm, 50 barras de explosivo c4, 16 libras de pentolita, una libra de TNT y 500 metros de cordón detonante.

 

Según el Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, la disidencia de las Farc está entre el 5 y el 7 %, de las antiguas tropas de esa guerrilla. Y señala que están ubicados en tres departamentos, principalmente. Sin embargo, la realidad es otra. Estudios han identificado que estos guerrilleros están en Norte de Santander, Vichada, Guainía, Vaupés, Guaviare, Putumayo, Cauca, Nariño, Valle del Cauca y Chocó. Pero, además, continúan con todo su accionar delictivo de secuestros, extorsiones, ataques, reclutamiento de menores, muertes de civiles e integrantes de la Fuerza Pública.

 

Yo sí creo que al gobierno de Juan Manuel Santos se le salió de las manos el tema de las disidencias de las Farc. Y esta es una realidad que no se puede tapar con un dedo. Cada vez son mayores las dudas sobre el proceso de paz, ya que está quedando demostrado que este no resolvió los problemas del país y, mucho menos, trajo ríos de leche y miel, como nos lo quiso vender el mandatario.

 

Me cuestiona mucho que, adicionalmente, se pretenda reestructurar las Fueras Militares para un postconflicto que no existe. Hoy existe el conflicto, solo que con otros a la cabeza. Pero su quehacer criminal está intacto. Por eso necesitamos unas Fuerzas Militares fortalecidas porque esta guerra no ha terminado, solo está comenzando de nuevo.

 

(FIN)