Ocho años perdidos para Caldas

Fecha

Bogotá, 13 de abril de 2018

Autor

Carlos Felipe Mejía

Por: Carlos Felipe Mejía

Publicada en: LA PATRIA

Una gran responsabilidad tengo con los caldenses que me apoyaron para ser reelegido como Senador de la República, con los que votaron por el Centro Democrático y con todos los habitantes de este departamento sin distingo político que esperan en un nuevo gobierno, poder recuperar los ocho años que se perdieron por culpa de la forma despectiva en que Juan Manuel Santos trató a este departamento en materia de inversión pública, con promesas reiteradas incumplidas y con mentiras que rayaron con la burla y hasta el desprecio.

 

Puedo asegurar con convicción y confianza que con Iván Duque en la Presidencia y Marta Lucía Ramírez en la Vicepresidencia podremos corresponder a los caldenses con la gestión y cumplimiento de las aspiraciones que hace tiempo se han priorizado, reivindicando la dignidad del cafetero, del agricultor, del ganadero y de los empresarios caldenses de tal forma que no sean olvidados o simples convidados de piedra del desarrollo regional, buscando la ejecución de todos aquellos proyectos que los gremios de la producción, el gobernador y los alcaldes de este departamento han presentado y continúan tramitando ante el gobierno nacional, el cual indolente, no viabilizó, no aprobó y mucho menos ha permitido ejecutar.

 

Qué tristeza recordar que con disculpas y a pesar de tener tres veces en el Ministerio de Transporte, ministro y funcionarios caldenses, el proyecto Aerocafé no tuvo continuidad. Superar los argumentos que servían de sofisma de distracción, pudo solucionarse con simple decisión política en menos de dos años, y el proyecto continuar con las correcciones que fueran necesarias.

 

Nunca apareció la ridícula partida de los 170 mil millones prometidos para las vías de Caldas, nunca se había visto un abandono mayor del gobierno nacional a las vías terciarias, el ferrocarril que podría conectar a Caldas tampoco fructificó, la navegabilidad del Magdalena naufragó en corrupción. Finalizando, remató este gobierno negando la concesión de un puerto que ha pretendido mejorar la competitividad de nuestra región hacia los mercados internacionales, y hasta hoy siguen sin materializarse las ayudas para enfrentar las consecuencias del invierno en Manizales y los otros municipios.

 

Un nefasto presidente para nuestra región, quien sacaba pecho cuando los precios del café mejoraban por circunstancias externas, pero cuando el precio baja y no alcanza para el sostenimiento, como acurre actualmente, se escurre y niega los subsidios a los que tienen derecho, sumando este desprecio a todos los perjuicios que dejaron a los agricultores y empresarios las reformas tributarias que este gobierno impuso con sus congresistas enmermelados.

 

Iván Duque ha presentado de manera consistente y coherente un programa para enfrentar la crisis de la salud. Esta problemática es de primer orden en Caldas, hospitales regionales en crisis financiera por incumplimiento de pagos de las EPS y el gobierno, deficiente atención de EPS, ausencia de programas de prevención, y corrupción en la contratación. Duque ha propuesto un plan de choque de 36 meses para cubrir las deudas pendientes con el sistema, eliminar las EPS deficientes y castigarlas patrimonialmente si no cumplen con sus obligaciones. Pero lo más importante, que las EPS reciban los ingresos por unidad de capitación como premio al buen servicio y no por la cantidad de usuarios. Que compitan por calidad quedando en operación solo las que los usuarios reconozcan como buenas prestadoras del servicio y publiquen todas las cuentas de gastos y contratación.

 

Caldas ha demostrado que agradece la política de seguridad democrática que Álvaro Uribe implementó en su gobierno y que tiene las mejores expectativas en Iván Duque, por esto repetirá y aumentará con creces la votación mayoritaria que en Caldas obtuvo Óscar Iván Zuluaga hace cuatro años, lo cual hará mayor el compromiso del nuevo presidente y nuestro partido para responder y cumplir a todos los caldenses como es nuestro deber, además de ser una gran satisfacción personal el poder gestionar y representar a mis paisanos y amigos.

 

Agradezco a los medios de comunicación que me permitieron con generosidad expresar mis propuestas para ser reelegido como Senador, a todos los líderes y militantes de mi partido y a todos los ciudadanos que por todo el país, confían en que los puedo representar dignamente cuatro años más.

 

Tenemos que ganar en primera vuelta para recuperar el rumbo perdido; no permitamos que el gran poder corruptor de Santos y la inmensa fortuna mafiosa de las Farc nos roben nuevamente una Presidencia en segunda vuelta.