“Tumaco: náufrago en un mar de ilícitos”: senador Rigoberto Barón 

Fecha

Bogotá, 11 de octubre de 2017

Autor

Prensa Centro Democrático

Bogotá, 11 de octubre de 2017. (CD). Durante la sesión plenaria el senador Rigoberto Barón radicó una constancia mediante la cual hizo un llamado al Gobierno Nacional ante la proliferación de cultivos de coca, razón por la que esta región del país registra altos índices de violencia, en donde los grupos armados al margen de la ley se disputan el territorio. 

El siguiente es el texto de la constancia: 

"Por estos días, Tumaco, municipio del suroccidente del departamento de Nariño, ha sido protagonista por los hechos dolorosos que se han presentado, como fruto de la guerra por la soberanía cocalera de la zona. Las políticas contra los cultivos ilícitos y los acuerdos de La Habana,  han sido unas de las principales causas para que este terreno sin Gobierno, sea punto clave no solo para el cultivo si no para el despacho de grandes cargamentos de droga hacia el interior y exterior del país.

 

Se estima que Tumaco tiene más hectáreas de coca sembrada que toda Bolivia, hay cerca de 16.960 hectáreas cultivadas que tienen a los grupos armados al margen de la ley, en una disputa por el territorio. Sin la aspersión, sin la fumigación y sin ningún mecanismo que sea verdaderamente efectivo, este problema es solo el comienzo de una guerra por la coca, que con el tiempo y la actitud letárgica del Presidente Santos, provocarán situaciones de este calibre, por no decir que peores, sin no se toman realmente las riendas y se hace algo para luchar de frente contra dichos cultivos.

 

El trabajo del Gobierno Nacional, de manera contraria a lo que debería hacer un mandato comprometido en asumir su papel en la lucha contra los ilícitos, se ha encargado de incentivar a los campesinos a cultivar coca, para luego premiarlos con dinero. A esta problemática se le debe sumar la activa participación de las que insisten en llamar disidencias, pero que en sus actos demuestran que son en esencia las propias Farc, quienes se empeñan en continuar con el narcotráfico, actividad blindada por el Nobel de paz.

 

Qué clase de lucha contra los narcóticos puede ofrecer un país, cuyo primer mandatario otorga indulto e impunidad ante el desarrollo de esta actividad ilegal y además permite que se incumpla lo pactado, aceptando que no entreguen rutas ni información. Es apenas lógico que este grupo narcoterrorista esté actualmente fortalecido y tenga personajes de la calaña de alias 'Guacho' al mando en el municipio. 

                                                                                            

Le exijo a este Gobierno, desubicado y falto de pantalones, que actué inmediatamente para proteger a los habitantes de la zona, que son tan solo un eslabón en la peligrosa cadena del cultivo de coca, donde las supuestas disidencias, el Eln, el Clan del Golfo y demás se disputan a bala lo que el Gobierno les regaló, hoy a Colombia le duele y le preocupa Tumaco, náufrago en un mar de ilícitos.

 

(Fin)