Uribe defiende en Comisión VII de Cámara proyecto de ley de pensión fiada para los más pobres que hoy en día no acceden a la pensión

Fecha

Bogotá, 9 de mayo de 2017

Autor

Por: Álvaro Uribe Vélez

Bogotá, 9 de mayo de 2017 (CD). A continuación, intervención del expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, en la Comisión VII de Cámara durante la aprobación de la ponencia en primer debate del proyecto de ley de pensión fiada del cual él es autor.

 

“Señor Presidente, le quiero agradecer a usted, al Vicepresidente, a todos los honorables Representantes de esta Comisión VII de Cámara, al Secretario, a los funcionarios.

 

Sobre este proyecto, yo creo que este proyecto tiene las siguientes ventajas:

 

Primero, apunta a estimular la afiliación al sistema pensional.

Segundo, es progresivo.

 

Y tercero, es un proyecto que tiene responsabilidad fiscal.

 

¿Por qué apunta, honorables representantes, a estimular el acceso al sistema pensional?

 

Colombia tiene casi 22 millones de personas ocupadas, es lo último que nos ha dicho el DANE, y el número de personas activas en el sistema pensional, sumando el sistema de prima media más el sistema de los fondos, está entre 7 y 9 millones de personas; o sea que en el mejor de los casos, hay 12 millones de colombianos trabajadores que no están aportando al sistema pensional. Inciden muchas cosas: informalidad, pobreza, etcétera, pero también hay una que incide, muchas personas dicen que ellos no quieren afiliarse porque encuentran que la expectativa de pensión es nula, no obstante que el sistema tiene o la posibilidad de la pensión o la posibilidad de la devolución de los años. Pero entonces, dicen no mire, incluso para obtener una pensión mínima necesito 1.150 semanas y ¿cuándo lo voy a lograr?

 

Nosotros hemos pensado, al presentar el proyecto, que en la medida en que las personas puedan obtener la pensión con ese sistema de crédito, sin tener que esperar las 1.150 semanas sino con 800 semanas o más, se le puede decir a los ciudadanos, ‘hay una expectativa menos remota, no digamos que una expectativa próxima, pero una expectativa menos lejana’, y creemos que eso puede ayudar a  animar a los colombianos a afiliarse al sistema pensional.

 

Segundo, se ha puesto mucho cuidado, y quiero agradecer a los ponentes aquí en la Comisión y al señor coordinador, el doctor Hurtado, honorables representantes, a mis compañeros, la tarea que han venido haciendo de estudiar bien el proyecto. Se ha puesto el bien cuidado de que favorezca a los sectores más pobres con la expectativa de pensión que ellos tienen, que es la garantía de pensión mínima, esto es, por eso decimos que el proyecto es un proyecto no regresivo, al contrario, es un proyecto que hace justicia social porque le está diciendo a los sectores más pobres, ustedes tienen la garantía de pensión mínima, esa garantía de pensión mínima requiere, además de cumplir la edad, 1.150 semanas, aquí van a poder obtener esa garantía de pensión mínima, exclusivamente ustedes los sectores más pobres, a partir de que tengan 800 semanas y por supuesto cumplida la edad.

 

Tercero, la responsabilidad fiscal del proyecto. El Fondo de Garantía de Pensión Mínima tiene aproximadamente 14 billones, los estudiosos del tema han dicho que si se aprueba este proyecto podría agotarse por el año 2040 (2046), todavía más lejos, más lejana la fecha de agotamiento.

 

Uno diría lo siguiente: si Colombia avanza hacia la formalización laboral y más personas se afilian y activan sus cuentas en el sistema pensional, más recursos puede tener el Fondo de Garantía de Pensión Mínima, y podría ese Fondo extender su agotamiento más allá del año 2046 o incluso llegar a ser un Fondo con un crecimiento tal que no lo puede agotar una norma como ésta.

 

Hoy estamos viendo que se hace el estimativo de que se agotaría para el año 2046, en un momento laboral muy delicado del país, porque hay unos informes que hablan de 7 millones de cuentas activas de personas afiliadas al sistema pensional y los más optimistas hablan de 9 millones de cuentas activas. O sea,  que en el peor momento, cuando hay un número reducido de cuentas activas, entre 7 y 9 millones, frente a un número total de trabajadores, -creo que el último reporte del DANE dijo 21 millones 900 mil personas trabajan en Colombia-, si en el peor momento, esto alcanzaría hasta el año 2046, en la medida que mejoraran las condiciones laborales del país, la fecha de agotabilidad sería mucho más lejana.

 

Entonces, para proceder con toda la responsabilidad fiscal, en una conversación con los ponentes, y les agradecí mucho a ellos y al doctor Hurtado, coordinador de ponentes, se les presentó una proposición: que en el momento en que se agoten los recursos, para poder pagar esta garantía, se suspenda la aplicación mientras haya nuevos recursos, y de acuerdo con las previsiones, eso no sería antes del año 2046 y habría toda la posibilidad, si mejora la situación del mercado laboral, que esa fecha se extienda o que inclusive no haya un plazo determinado.

 

Sobre el tema de la edad de las mujeres para pensionarse. Creo que fue la Ley 100 en el año 93, la que aumentó la edad de pensionamiento de las mujeres a 57 años, de 55 a 57, y la de los varones de 60 a 62. Se dio un periodo de transición de 20 años, ese periodo se cumplió en el 2013.

 

Entonces, sí, yo fui ponente de la Ley 100, asumí toda la responsabilidad, y ¿qué ha pasado ahora? Estaba discutiendo en la Comisión VII del Senado un proyecto para reducir las semanas de cotización de las mujeres. ¿Qué dije yo? Ahí está el video, dije: ‘hombre, aquí hemos hecho unos esfuerzos, un esfuerzo fue haber aprobado que el sistema BEPS, que es el sistema de un beneficio permanente de retiro a las personas pobres que no se alcancen a jubilar para lo cual tendrán un apoyo del Estado, no puede tener una taza de retorno o de reemplazo o un pago a los beneficiarios, inferior a la cuantía que se requiere para que no esté por debajo de la línea de pobreza’.

 

Yo no sé si eso ya fue aprobado aquí, fue aprobado en la Comisión Séptima del Senado. Nosotros lo votamos, fue de autoría de otro Partido, uno de los autores era el Senador Liberal Edison Delgado, y nosotros ayudamos en ese proyecto como bien hemos ayudado en otros de iniciativa de diferente Partido. Allá, por ejemplo, nosotros hemos votado favorablemente, y sin ningún condicionamiento político, cuando hemos encontrado lógica, proyectos que han llegado allá por ejemplo del Partido verde.

 

Segundo: Dije yo en ese debate de hace dos semanas, aquí además aprobamos un proyecto que debe estar haciendo tramite en la Cámara, para que el auxilio a los colombianos pobres se tengan que ajustar, ¿por qué? ¿qué ocurre? Hoy les pagan lo mismo que les pagan hace siete años y si hace siete años, cuando yo terminé la presidencia, era poco, sin ajuste hoy, se convierte es en una limosna. Y para que no haya cuantías caprichosas, lo que propusimos -y se aprobó en la Comisión Séptima el proyecto- es que ese pago se ajustará gradualmente para que lo que reciban los ancianos pobres se un ingreso mínimo que los ponga por encima de la línea de pobreza, porque un ingreso como está hoy los pone por debajo de la línea de pobreza.

 

Yo hice un recuento de esas iniciativas que se vienen aprobando allí y dije: hombre, nosotros hemos tenido problemas, mire, cuando llegó allá el tema de madres comunitarias buscando una concertación con el Polo Democrático, -allá llegaron el doctor Alexander López, Senador de la Republica, la doctora Sofía Gaviria- nosotros buscamos una conciliación. Lo que les dijimos: ‘no pongan a todas las madres comunitarias de empleadas del Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, acaban con el instituto. Un instituto con 80, 90 mil empleados, lo acaban. Aquí hay que proteger la supervivencia del instituto, los derechos de los niños y los derechos de las madres comunitarias. ¿Por qué no piensan en la alternativa de que la formalización de esa relación pueda ser a través de asociaciones de las propias madres comunitarias?’ Y se abrió la posibilidad, eso fue una concertación allí. Se sabe que el Presidente de la República objetó el proyecto ya aprobado en cuatro debates, con el argumento de que es fiscalmente insostenible porque costaría 900 mil millones al año.

 

Nosotros hemos adoptado esta actitud en la Comisión Séptima del Senado. Hemos dicho: ‘miremos que estos proyectos sean fiscalmente sostenibles, por lo menos que el Gobierno venga aquí, que el Gobierno asuma una responsabilidad, porque nada ganamos nosotros aprobando esos proyectos aquí, ganándonos un aplauso y que después o no los pasen a la plenaria para evitar que sea ley. Yo sí prefiero que el Gobierno diga sí o no, a que simplemente el proyecto pase, avance y después no lo dejen presentarlo o lo vayan dilatando en el orden del día de la plenaria o después lo objeten por razones fiscales.

 

Lo primero que pedí yo fue: ¿hay concepto del Gobierno? ¿el Gobierno está aquí? ¿el Gobierno va a dar su concepto sobre la sostenibilidad fiscal de este proyecto? Y también dije lo siguiente, mencioné este proyecto que está en curso, y dije lo siguiente, que no es mío, es un tema que andan arreglando en el país sectores que están pidiendo la elevación de la edad, yo no la estoy pidiendo; hay sectores que están pidiendo la elevación de la edad que dicen que a pesar de que solamente en el 2013 entró esta nueva edad que se había definido en el año 1993, que había cuenta del mejoramiento de la expectativa de vida, hay que ajustar la edad. Lo han dicho, y que la edad sigue siendo muy temprana, lo han dicho sectores en el país, no nosotros.

 

Y también les digo muy claramente, yo preferiría cualquier esfuerzo en materia de cotización, que entrar a aumentar la edad. Inexplicablemente, cuando era un debate académico, citando fuentes que no comprometían mi palabra, como ustedes lo pueden ver en el debate, que yo no estaba de acuerdo, yo no presenté eso como lo presentaron después: ‘Álvaro Uribe propone elevar la edad de jubilación de la mujer’, yo no propuse eso, aquí no hay un solo proyecto, una sola intervención mía, en donde haya propuesto elevar de la edad de la mujer.

 

Lo que dije fue que me parecía que este proyecto de disminuir el número de semanas para la jubilación de la mujer, de disminuir el número de semanas, necesitaba un certificado del Gobierno, un compromiso del Gobierno de sostenibilidad fiscal. Y también les digo: creo que ese proyecto que está en consideración de la Comisión Séptima -que ustedes integran- tiene un aspecto importante, su focalización progresiva, porque este proyecto no generaliza el derecho al acceso a la pensión para cualquier afiliado, sino que lo focaliza en beneficio de los más pobres, y dice: se anticipa el número de semanas si la persona está en los estratos más pobres y además para la garantía de pensión mínima.

 

Yo por eso pediría muy respetuosamente -hombre, el tema político es muy complicado- yo les rogaría, prescindan de mi persona, yo creo que este proyecto es sano y, también les digo lo siguiente, no he tenido ningún inconveniente en la Comisión Séptima del Senado de entrar a considerar con la mayor objetividad y de apoyar proyectos de iniciativas de diferentes Partidos, como hemos apoyado proyectos de iniciativas del Partido Verde, y también he procedido así con otros partidos.

 

Ojalá esta Comisión pudiera aprobar este proyecto que yo creo que está socialmente bien focalizado, es un beneficio a los más pobres, estimula la afiliación al sistema pensional y tiene buen cuidado de mirar el impacto fiscal. Repito, hay 14 billones disponibles en la cuenta de garantía de pensión mínima que en las condiciones de hoy se agotarían en el año 2046 y, que de mejorarse la estructura del mercado laboral, su agotamiento sería mucho más tarde o incluso de un plazo indefinido.

 

Gracias Señor Presidente y honorables representantes”.

 

(Fin)