"La política exterior del gobierno del presidente Santos ha estado marcada por las apariencias, los fracasos y las derrotas", senador Macías

Bogotá, 1º de septiembre de 2015 (CD). La siguiente es la constancia radicada por el senador Ernesto Macías Tovar durante la sesión plenaria de este martes en la que califica como una derrota y fracaso la política internacional del actual Gobierno tras las conclusiones de la sesión extraordinaria de la OEA:

"Lo que sucedió ayer en la sesión extraordinaria de la Organización de Estados Americanos (OEA), que tenía como propósito único citar a los cancilleres del continente para analizar la crisis fronteriza que se vive por culpa del régimen de Venezuela, fue un hecho vergonzoso e indignante para el país, porque los “mejores amigos” del presidente Santos nos derrotaron, al abstenerse de votar o votar en contra de la reunión de cancilleres.

Lo ocurrido ayer desnudó los anuncios del presidente Santos y de su Canciller quienes venían hablándole al país de una exitosa política internacional, inclusive, nos decían que este Gobierno venía recibiendo un absoluto respaldo de los países del Continente y de la Región. Sin embargo, los hechos de las última semana y de ayer demuestran que dicha política es un fracaso. Estas derrotas diplomáticas en temas tan graves y delicados para el país dejan en evidencia, una vez más, que la política exterior del gobierno del presidente Santos ha estado marcada por las apariencias, los fracasos y las derrotas.

Hoy, es necesario recordar otros hechos recientes en donde Colombia ha salido mal librada en materia de política internacional: primero, el fallo de La Haya sobre el litigio con Nicaragua, del 19 de noviembre de 2012, mediante el cual se despojó a Colombia de aproximadamente 73.907 kilómetros cuadrados de su mar territorial de uso económico exclusivo, despojo que ningún país aceptaría. En aquella oportunidad la señora Canciller actual manifestó que la línea de defensa que venía estaba mal orientada; pero la Canciller no le dijo a los colombianos que su Gobierno, el del presidente Santos, si consideraba que la línea de defensa no era la adecuada, el actual gobierno tuvo la oportunidad de cambiar esa línea de defensa, en la etapa de audiencias a la cual le correspondió asistir.

Segundo, en octubre del año pasado se venció el plazo para que Panamá firmara el acuerdo de intercambio de información fiscal, razón por la cual el Gobierno del presidente Santos incluyó a Panamá en la lista negra de “paraísos fiscales”. Frente a está decisión, que Panamá "consideró desafortunada", sobre dicho anuncio el ministro panameño de la Presidencia, Álvaro Alemán, dijo que su país “no es un paraíso fiscal" y la inclusión por parte de Colombia en su "lista negra, es un contrasentido, porque en Panamá hay una gran cantidad de inversiones colombianas". Posteriormente y a raíz del conflicto diplomático que originó el gobierno del presidente Santos, Colombia tuvo que reversar para corregir, según el mismo gobierno, su propio error.

Finalmente, para no citar más casos, que los hay, lo que sucedió ayer en la OEA y que, se suma al mal manejo de la diplomacia colombiana, muestra una política internacional debilitada y con grandes vacíos que le generan al país incertidumbre y una gran preocupación, porque en el caso de Venezuela, la crisis humanitaria cada vez es peor y las soluciones se dilatan por culpa de la falta de acciones y decisiones concretas del Gobierno, que además, prefiere seguir teniendo de "garante" del proceso de Cuba, al mismo que maltrata, irrespeta y tortura a colombianos humildes en la zona de frontera".

(Fin)