Constancia/ El golpe de Estado contra el pueblo: Alfredo Rangel

Bogotá, 15 de septiembre de 2015 (CD).Constancia radicada por el Senador Alfredo Rangel durante la plenaria.

1. Consideramos totalmente inoportuno enfrascar en este momento al país y al Congreso de la República en la discusión sobre posibles mecanismos de refrendación e implementación de los eventuales acuerdos a que se llegue en esos diálogos, cuando todavía es muy alta la incertidumbre sobre la posibilidad de alcanzarlos. Para empezar, en contra de las exigencias nacionales, los terroristas de las FARC se niegan a pasar un solo día en la cárcel por sus crímenes atroces, exigen la excarcelación de todos los terroristas ya condenados, descartan la entrega de sus armas y se rehúsan a indemnizar a sus víctimas con los recursos que siguen obteniendo del narcotráfico. Pero, más aún, insisten en que los tres acuerdos alcanzados hasta ahora son parciales y temporales, y que aún quedan ventiocho temas pendientes para ser discutidos y acordados en La Habana. Pocas veces ha tenido una aplicación más literal el viejo dicho popular que enseña que no hay que ensillar antes de traer las bestias.

2. Estimamos que este debate prematuro es en realidad una cortina de humo con la que el Gobierno nacional intenta distraer a la opinión pública y al Congreso de la, esa sí, pertinente y urgente discusión sobre graves asuntos que preocupan al pueblo colombiano. El retroceso en la seguridad en campos y ciudades, el incremento del narcotráfico, el fortalecimiento del terrorismo, el desajuste de las finanzas públicas, los negros nubarrones que se ciernen sobre la economía nacional, la caída de las exportaciones, el retroceso de la industria, el estancamiento del sector agropecuario, la situación de los colombianos en la frontera venezolana son, entre otros, los temas que en realidad preocupan al país y cuya discusión no puede ser postergada, con el falso pretexto de la inmediatez de la firma de un acuerdo de paz.

3. No obstante lo anterior, consideramos que el “congresito” de bolsillo con el que el Gobierno pretende implementar los inciertos acuerdos de Cuba es un artificio para eludir una verdadera discusión nacional de los compromisos que en nombre del Estado se adquirirían en esos acuerdos. La propuesta de que en ese “congresito” participen como colegisladores en beneficio propio terroristas que no han sido elegidos, es una afrenta a la democracia por partida doble. Esa implementación requiere un procedimiento que consulte el actual estado de la opinión nacional sobre dichos compromisos.

4. De igual manera, estamos en contra de cualquier mecanismo que para refrendar dichos acuerdos pongan a la opinión nacional en el falso dilema de un “si” o un “no”, sin posibilidad de matizar o variar el alcance de las medidas que se requieran para concretar esos acuerdos.

5. Tanto el “congresito” de bolsillo, o Comisión Especial Legislativa, que representa una exótica vía rápida para tramitar legislativamente los acuerdos de paz, como las facultades legislativas que se otorgarían al Presidente de la República, y el plebiscito ad hoc sin umbral y con voto obligatorio que sugieren algunos, todos son mecanismos espúreos que significan una sustitución de la Constitución Nacional y un golpe de Estado contra el pueblo colombiano y contra la democracia. Por tanto, los consideramos totalmente inadmisibles.

El Centro Democrático advierte que rechazará la aprobación y no participará en dicha Comisión Legislativa o “congresito” por considerarla un golpe de Estado contra el pueblo y contra la Democracia.

(FIN)