Columna/ ¡Vamos a la Calle!

Fecha

Bogotá, 27 de marzo de 2017

Autor

Por: Fernando Sierra Ramos

Por: Fernando Sierra Ramos
Representante a la Cámara por el Meta
@Fsierraramos

 
Días pasados mi hijo Santiago se me acercó para preguntarme por una publicación que hice en mis redes sociales. Era un mensaje en el que invitaba a mi pueblo llanero a marchar el próximo 1º de abril. Una de las razones: el futuro de nuestros hijos.
 
- ¿Pero por qué dices que tienen que salir a la calle por nosotros?, preguntó Santiago. Ahí empieza todo.
 
Decidí contarle mi propia historia. La de un empresario que, como muchos colombianos, tuvo que padecer los atropellos del terrorismo. La de un empresario que logró llegar a los lugares más alejados de la geografía colombiana gracias a la política de Seguridad Democrática. Y fui más allá: la de un empresario que como millones de ciudadanos nunca perdió la voluntad, el amor y la esperanza en tener un mejor país.
 
Luego le pregunté: ¿hijo sabes quién es Juan Manuel Santos? Sin parpadear respondió: ‘es el Presidente de Colombia y tú no lo quieres’.
 
“No es que no lo quiera”, atiné a decirle, y a reglón seguido le relaté la segunda parte de la historia: Juan Manuel Santos mintió a los colombianos al hacerse elegir con las banderas de la Seguridad Democrática, la confianza inversionista y la cohesión social. Santos hizo todo lo contrario. Hoy nuestro país está al filo de convertirse en un estado fallido, donde han cometido -en nombre de una ‘falsa paz’- toda clase de atropellos contra nuestra democracia, complaciendo al terrorismo que hoy campea impunemente por las calles. ¡Desfachatez!
 
Para hacerse elegir, Santos prometió –en vivo y en directo por televisión- no subir los impuestos. Hoy los colombianos somos víctimas de sus reformas tributarias y el futuro no es nada esperanzador en materia económica. Se pierde la confianza inversionista y sin ella ni pensar en cohesión social.
 
Santos dijo que llevaría el acuerdo con las Farc a la refrendación popular. Así lo hizo. Pero lo que nunca dijo es que no respetaría el resultado. En el plebiscito del 2 de octubre el pueblo dijo NO a los acuerdos, a pesar de ello, Santos los implementó a su antojo.
 
- Santiago: ¿Y qué podemos hacer para detenerlo?
 
¡Calle, calle y más calle! Los colombianos le tenemos que demostrar al mundo que no queremos a este Presidente. No soportamos más trampas en nombre de la paz. Estamos a tiempo de rescatar nuestra democracia. Este 1º de abril ¡tenemos que salir a la Calle! Saldré por Santiago y por los millones de colombianos que amamos nuestra Patria.
 
(Fin)