“Colombia, con más de 5 millones de desplazados es ahora receptor de refugiados deportados”: Margarita María Restrepo

Bogotá, 26 de agosto de 2015 (CD). La siguiente es la constancia radicada por la Representante Margarita María Restrepo en Plenaria de Cámara.

Frente a la crítica situación de Venezuela y frente a las últimas deportaciones ilegales de los colombianos residentes en el vecino país, la congresista hizo las siguientes aclaraciones:

Sobre los refugiados aclaró:

“Los refugiados son personas que han cruzado una frontera internacional porque corren el riesgo de ser perseguidas o han sido perseguidas en sus países de origen. Los desplazados, en cambio, no han cruzado una frontera internacional pero, por algún motivo, se han ido de sus hogares. Se trata de una población vulnerable en necesidad de protección internacional que por lo general se encuentra en situación de pobreza, y en zonas inseguras, con graves carencias en materia de acceso a servicios públicos y limitaciones en su seguridad jurídica”.

Sobre los refugiados en Venezuela afirmó:

“Se estima que el total de refugiados colombianos en otros países es de 396.633 hasta el 2013, de los cuales, 204.259 han sido refugiados en Venezuela, es decir, más de la mitad del total de refugiados colombianos van a Venezuela. Frente a la actual crisis, el último reporte del Ministerio del Interior señala que hay 1.071 colombianos deportados de Venezuela en la última semana, de los cuales 831 son adultos y 241 son menores”.

Posteriormente, manifestó que Colombia cada día es un estado menos democrático:

“Algunas características de un Estado democrático son: elecciones periódicas, libres, limpias y transparentes, con veedores nacionales e internacionales; libertad de expresión, independencia de las instituciones y respeto por la oposición, características que hoy en día no son atribuibles al Estado Venezolano, pero que tristemente son cada vez menos atribuibles al Colombiano”.

Indicó que el presidente venezolano pone al colombiano su como enemigo y como el causante de su crisis. “Maduro no considera a los colombianos residentes en Venezuela como iguales, el hecho de generar esa distinción malintencionada genera que el enemigo del venezolano sea el colombiano, con un único objetivo de justificar su accionar político”.

Expresó que a Venezuela le falta legitimidad para participar del proceso de paz.

Venezuela no puede ser un país acompañante del proceso de paz. Por un lado pide un “desescalamiento urgente del conflicto armado” y por otro, ocasiona una de las peores crisis de violación masiva a los derechos humanos de los colombianos residentes en este país. Perdieron la poca legitimidad que tenían para un proceso que ya bastante carente de legitimidad se encuentra. Exijo que el Gobierno excluya por completo a Venezuela del proceso de paz”.

Aseguró que los anuncios del Presidente Santos van encaminados a una desviación malintencionada de la atención.

“El presidente Juan Manuel Santos, en vez de reclamar la soberanía del pueblo colombiano, garantizar la protección de sus ciudadanos y tomar medidas efectivas, lo único que sale a decir es que no se utilice electoralmente la crisis humanitaria que se vive en el sitio. El poder lo ha corrompido al punto de creer que ganar las elecciones regionales es más importante que proteger a sus compatriotas”.