“Enfrentaremos a los criminales de lesa humanidad y su desafío terrorista”: Uribe

Fecha

Bogotá, 1º de noviembre de 2017

Autor

por: Álvaro uribe Vélez

Bogotá, 1º de noviembre de 2017 (CD). Intervención del expresidente y senador, Álvaro Uribe Vélez, durante la sesión  de Congreso Pleno, este miércoles, en la cual se aceptó la renuncia del magistrado del Consejo Nacional Electoral (CNE) Carlos Camargo Assis.

“Gracias señor presidente.

Varios temas: el tema de la senadora Nora García Burgos, el magistrado Carlos Camargo y su relación con el doctor Óscar Iván Zuluaga.

Un segundo tema: el caso del doctor Óscar Iván Zuluaga-Odebrecht y el caso de Juan Manuel Santos-Odebrecht.

Un tercer tema: los procesos a los cuales se refirió, aquí, un antecesor en el uso de la palabra.

Primero: la senadora Nora García Burgos votó por Óscar Iván Zuluaga en la segunda vuelta presidencial, pero ha acompañado en el Senado de la República todas las iniciativas del gobierno de Juan Manuel Santos. Ahí no se puede hablar de un aliado político. Además una alianza política que llegara a tener la suegra de alguien, no es un factor de inhabilidad para el yerno, pero que quede claro que después de que la senadora Nora García Burgos acompañó a Óscar Iván Zuluaga en la segunda vuelta presidencial, ha votado todo con Juan Manuel Santos.

Segundo: el caso de Óscar Iván Zuluaga y de Odebrecht. Yo rogaría mirar el expediente, en el expediente dicen claramente: Odebrecht que es un entramado criminal; que ellos no le dieron plata a la campaña; que no conversaron el tema con la campaña con Óscar Iván Zuluaga; mencionan una persona diferente que tampoco era el gerente ni el auditor y que le pagaron al publicista un dinero que se lo pagó directamente Odebrecht, y lo que ha cuestionado el Consejo Electoral es que eso no está claro.

Ahora, si eso lo probaran ¿a dónde está el consentimiento de Óscar Iván Zuluaga? Yo quiero saber  dónde está el consentimiento de Óscar Iván Zuluaga, del gerente de la campaña o del auditor para recibir ese dinero. No hay ninguna evidencia en el expediente ni en Brasil ni en Colombia, de que en el supuesto, que ese entramado criminal que es Odebrecht le hubiera pagado a ese publicista habría habido consentimiento del doctor Óscar Iván Zuluaga, del gerente o del auditor.

Más aún, el tema de Juan Manuel Santos es diferente. En el tema de Juan Manuel Santos hay pagos a la campaña del 2010, ilegales, ilegales por la fuente del recurso, ilegales porque violaron los topes y hay sobornos a personas que estaban apoyando su campaña. ¿Dónde hay un soborno a Óscar Iván Zuluaga? ¿Dónde hay un soborno a alguno de los votantes de Óscar Iván Zuluaga en el año 2014? En ninguna parte.

Veamos al tema que se refiere de los procesos judiciales que aquí se han hablado. No señores, no confundamos a la opinión pública. Todos los discípulos de las dictaduras en el mundo de izquierda o de derecha han sido especializados en el sofisma,

Aquí se habló ahora, lo que reclamó Álvaro Hernán Prada, es el tema de proceso de las farcpolítica, no un asunto que se refiere a una persona que está en la Corte Suprema.

En el tema de la Farcpolítica aparecían muchas personas involucradas, uno de ellos Senador hoy de la República, y las Farc lo tenían todo documentado en los computadores de Raúl Reyes, esos computadores se decomisaron en una acción lícita contra el terrorismo, se sometieron a toda la cadena de custodia. La Interpol los examinó y dictaminó que no habían sido alterados. ¡Eran plenamente legítimos! Y oiga lo que dijo la Corte Suprema cuando nosotros denunciamos esa corrupción, y ahí si no se le prestaba atención a nuestras denuncias porque el interés no eran las denuncias sino atropellar a Álvaro Uribe y al gobierno. Oigan lo que dijo la Corte Suprema: —que no se podían tener en cuenta esos computadores porque habían sido decomisados por un proceso indebido—, nunca cuestionaron su legitimidad, nunca cuestionaron que hubieran sido manejados correctamente de acuerdo con la cadena de custodia, nunca cuestionaron el contenido.

Según lo que dijo la Corte, para haber decomisado esos computadores habría sido necesario decirle la Cancillería colombiana a la Cancillería de Ecuador: —permítanos hacer un allanamiento— en ese campamento desde donde manejaban el secuestro de Ingrid Betancourt, de los norteamericanos y de tantos colombianos, un campamento donde las Farc hacía fiesta, y entonces que la Cancillería ecuatoriana le hubiera preguntado al presidente Correa, aliado en muchos momentos del terrorismo de las Farc, y que el presidente Correa hubiera hablado con las autoridades de Ecuador para que las autoridades de Ecuador hubieran autorizado ese allanamiento. ¿Cómo les parece? Nos cree inocentes la Corte corrupta, aquel sector de magistrados corruptos.

¿Cuándo se puede utilizar en el mundo un procedimiento de esas etapas para combatir el terrorismo? Muy importante que quede claro, pero es que el otro proceso al cual quisieron apelar es hoy diferente.

Juan Manuel Santos autorizó un debate contra mí en el año 2014. Yo le parecí muy bien mientras era presidente y lo apoyábamos, después le parecí paramilitar. Él aprobó la extradición de los jefes paramilitares y en la campaña 2014 dijo que se habían extraditado para que no dijeran la verdad, cuando hubo un acuerdo con los Estados Unidos para que el Estado colombiano, el gobierno, la justicia, la opinión pública pudiera tener acceso a esas cárceles. Tan es así, lo ha cumplido Estados Unidos, que a los pocos días de haber sido extraditados voceros políticos de las Farc, declarados enemigos míos, visitaban esas cárceles buscando que los paramilitares declararan en mi contra, vivían criticando los paramilitares la víspera y después se volvieron amigos a ver cómo los paramilitares declaraban contra Álvaro Uribe.

Pues bien, lo que pasó en las cárceles colombianas es que ha habido, por parte de voceros de las Farc, un tráfico de testigos. Yo presenté en la Corte Suprema, en septiembre de 2014, dos declaraciones de personas que están en la cárcel, esas declaraciones fueron ratificadas ante la Procuraduría y fueron ratificadas ante la Corte Suprema, fueron recogidas transparentemente, como obra en el expediente. Si eso hubiera sido contra uno de nosotros estaría yo en la cárcel. Y hace poco mandé otra y pedí que la ratificaran en la Procuraduría y en la Corte Suprema, y no lo han hecho. ¡Grave eso presidente!

Pero estamos preparados, estamos preparados para dar esta batalla.

Hoy anuncian pomposamente las candidaturas de aquellos que están incursos en delitos atroces, cambiaron la Constitución colombiana para ello, ni siquiera respetaron lo que pasa en algunas constituciones democráticas del mundo que por excepción permiten la elegibilidad del delincuente de delitos atroces, como la Constitución española que dice que pueden ser elegidos, pero después de pagar totalmente una pena seria de cárcel y de periodo de libertad condicional. Aquí ni siquiera han respetado eso. ¿Qué tal que yo me hubiera hecho en favor de los paramilitares? Y en este país, cuando los paramilitares estaban en su salsa, se les temía, nadie hablaba de ellos, hoy es muy fácil hablar mal de ellos porque un gobierno, el que yo presidí, el mismo que los desmontó, señor presidente.

Pero vamos a este proceso electoral sabiendo qué vamos a enfrentar delincuentes de lesa humanidad. Lo único que va a servir este proceso es para darles indulto a delincuentes de lesa humanidad.

Señor presidente, ¿usted sabe los funcionarios internacionales que afirman hoy? Que hay 2 mil 100 personas en los 14 grupos disidentes, que hay mil 100 que han regresado al frente oriental. Sabemos que allí está consolidando las Farc su brazo armado, que quedarán en el proceso 100 o 200, los otros en la delincuencia.

Vamos a enfrentar la candidatura presidencial espuria del delincuente, las candidaturas al Congreso de delincuentes de lesa humanidad, no juzgados, no investigados ni por la justicia indulgente de la JEP.

Vamos a enfrentarlos a pesar de su dinero del narcotráfico y vamos a enfrentarlos, vamos a enfrentarlos a pesar de que irán a elecciones nuevamente con el grupo armado que ahora llaman disidencias.

 Gracias señor presidente”.

 

 

 

(FIN)