Gobierno Nacional en deuda con la prevención en el consumo de sustancias psicoactivas en menores de edad: senador Castañeda

Fecha

Bogotá, 19 de abril de 2017

Autor

Prensa Centro Democrático

La falta de estadísticas actuales y de acciones institucionales, contribuyen a las alarmantes cifras de consumo en la población joven de Colombia y a sus conexiones con el microtráfico.

Bogotá, 19 de abril de 2017(CD). En la Comisión Séptima de Senado se llevó a cabo un debate sobre el consumo de sustancias psicoactivas en menores de edad y su conexión con el microtráfico, tema liderado por los senadores del Centro Democrático, Orlando Castañeda, Álvaro Uribe Vélez y Honorio Henríquez.

Durante el debate, el senador Orlando Castañeda señaló que “la investigación de Mercados urbanos de drogas y zonas de impunidad en Colombia, indicó que de 2008 a 2013 el consumo de sustancias ilícitas pasó del 8,8% al 12,2%, siendo la población menor la más afectada; así mismo recordó que “la Defensoría del Pueblo en 2013, afirmó que el 50% de los que han usado sustancias ilícitas alguna vez en su vida lo han hecho antes de los 17 años. Por su parte, el ICBF desde el año 2010 a 2016 ha recibido más de 23 mil niños y adolescentes para restablecimiento de derechos por consumo, de los cuales 162 menores se encontraban entre los 0 y 5 años, es decir un crecimiento del 393%. Lo que es un grave problema, si también se tiene en cuenta, que el Ministerio de Justicia ha informado que la edad promedio de inicio de consumo es cada vez menor, para alcohol y cigarrillo se encuentra actualmente entre los 12 años, y para Sustancias Psicoactivas desde los 13 años de edad. 

En ese mismo sentido, “la Unidad de Responsabilidad penal para adolescentes de la Fiscalía, afirma que, en 2015, 1.400 menores de edad se encontraban relacionados con microtráfico, y que estas estructuras que afectan los entornos escolares se han incrementado(…), una sola de ellas puede haber venido afectando simultáneamente hasta cinco establecimientos educativos”. Además, la Defensoría indicó que el 40% de los estudiantes considera que sus compañeros prueban o pasan sustancias psicoactivas en los alrededores del colegio, y el 30% lo hacen dentro del colegio”. Esto se debe -explicó el Senador- a que el consumo se encuentra ligado a las redes del microtráfico, “al respecto, la Policía Nacional Informa que de 2010 a 2017, se han llevado a cabo casi 180 mil aprehensiones en adolescentes de los 14 a los 17 años de edad", por la “conducta de tráfico, fabricación o porte de estupefacientes”. 

La  Subdirección de Seguridad Ciudadana de la Fiscalía reportó que durante el 2015, 32%, de las cerca de 2.135 organizaciones delictivas, se dedicaban al microtráfico.

Resulta también alarmante que la Policía Nacional en sus respuestas a este debate, manifiesta que, los cultivos de Coca crecieron de 2014 a 2015 en casi un 39%, y el potencial de producción de Clorhidrato de Cocaína en un 46%. El crecimiento de cultivos ilícitos en el país es hoy similar al de finales de los 90, cuando pasamos de 37 mil hectáreas en el 93 a 160 mil en el 99. Desde el año 2002 a 2009 los cultivos cayeron a 73 mil, pero lamentablemente, de acuerdo a los informes de la ONU, retrocedimos casi 15 años. Para 2015, los cultivos ilícitos llegaron a 188 mil hectáreas, donde tenemos un Gobierno inerte y silencioso ante el crecimiento de la coca.

Ahora bien, esta problemática ya conocida por los Colombianos genera un riesgo mayor, si tiene en cuenta que el Gobierno Nacional, a pesar de señalar su coordinada actuación con la ONU, para la fecha, no tenga en cuenta las recomendaciones que ésta hace en el Informe sobre tratamiento de Consumo de Drogas 2016, donde recomienda “(…) la utilización y el análisis de datos pertinentes, fiables y objetivos, a fin de mejorar la aplicación de estrategias, políticas y programas de fiscalización de drogas amplios, integrados y equilibrados... y alentar el intercambio de mejores prácticas y experiencia adquirida”. 

Sin embargo, entidades como el Observatorio de Drogas de Colombia, centró sus respuestas a este debate en el estudio desarrollado por la misma Institución y publicado en 2011, y a pesar de que es un estudio juicioso, tiene un rezago de casi 7 años en la información. Lo que es más penoso, es que muchas entidades respondan a lo que se les pregunta, solicitándoseles cifras a hoy, y basen sus respuestas en el mencionado estudio, entendiéndose que las cifras no han sido actualizadas, cuando la necesidad del país, como la misma ONU señala, es de información pertinente, es decir, constante y actualizada.

Concluyó el Senador Castañeda solicitando al Gobierno declarar el incremento del consumo de Sustancias Psicoactivas en el país, en un tema de alerta nacional. “Urge que sea una prioridad por parte del Gobierno Nacional. No puede seguir el gobierno minimizando el crecimiento de consumo de spa en menores de edad, el microtráfico que está acechando al país, y el crecimiento de los cultivos ilícitos, todo lo contrario, debe salir y ponerle la cara al país”.

(Fin)