Debate Odebrecht/ Intervención en Plenaria Senado sobre viga en el ojo propio y paja en el ojo ajeno

Fecha

Bogotá, 25 de abril de 2017

Autor

Por: Álvaro Uribe

Bogotá, 25 de abril de 2017 (CD). Texto de la intervención del expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez.

 

“Gracias señor presidente (del Senado, Mauricio Lizcano), honorables senadores y muy distinguidos ministros y funcionarios.

 

Las menciones que incumben a los gobiernos que presidí, a mi persona, a funcionarios de esos gobierno, las he dividido en dos. Primero referirme a la viga en el ojo propio y después a la paja en el ojo ajeno.

 

El viceministro Gabriel García fue nombrado por el gobierno nuestro el 27 de junio de 2007. No vino por recomendación política alguna, lo recomendó la Cámara de Comercio de Cartagena. La señora Silvana Giaimo, a quien conocí como directora de la Cámara de Comercio de Cartagena, se vinculó tarde a nuestro gobierno, en septiembre de 2009; la nombró el Ministro Hernán Martínez, cartagenero, por el conocimiento de ella en el sector de minas y energía.

 

Yo mantuve un diálogo con todas las Cámaras de Comercio del país, primero como candidato y después en el ejercicio presidencial sobre temas de Gobierno, nunca en temas de componenda política. Lo primero que quiero dejar en claro es que Silvana Giaimo no llegó al gobierno nuestro como representante de partido alguno, llegó por sus méritos profesionales y por el desempeño que se le conocía en entidades como la Cámara de Comercio de Cartagena.

 

Y Gabriel García Morales tampoco llegó por acuerdos políticos, por ninguna recomendación política. La Cámara de Comercio de Cartagena lo presentó como profesional de la universidad de Los Andes, con una maestría en la universidad Mason de los Estados Unidos; una persona de valores morales –decía la recomendación-, una familia sumamente bien reputada en Cartagena.

 

El segundo caso de la viga en el ojo propio: el caso del doctor Óscar Iván Zuluaga, a quien estimo, por quien tengo el mayor aprecio y el mayor respeto, a él y a su familia. ¿Qué hay en el caso del doctor Zuluaga? No hay soborno. En el caso del doctor Zuluaga hay un contrato con una firma de publicidad del Brasil, contrato que se registró aquí. El pago hizo parte de las cuentas de la campaña, además se giró por parte de la campaña del doctor Zuluaga al tesoro nacional una suma cercana a los 500 millones por el tema de IVA del contrato y de retención en la fuente.

 

Apareció después en una revista del Brasil que la firma Odebrecht habría hecho un pago complementario. El doctor Zuluaga ha expresado que ese pago no fue convenido por él ni consentido por él. Y gallardamente ha suspendido su campaña para que se haga claridad sobre el tema. Yo quisiera conocer hoy qué pruebas tiene la Fiscalía General de la Nación para afirmar o dar a entender que la campaña del doctor Zuluaga consintió ese pago complementario de Odebrecht. Hasta el momento no conocemos esa prueba.

 

Pero hay algo bien importante, al doctor Zuluaga no lo tuvieron que citar a declarar al Consejo Electoral como al Presidente de la República. El doctor Zuluaga pidió ser oído y ha expresado que quiere colaborar para que esta investigación llegue a su final con la mayor rapidez y que jamás ha estado en su mente jugarle a la caducidad.

 

Fue mencionado aquí el doctor Iván Duque Márquez, pero la respuesta que le escuchamos me releva de cualquier comentario adicional; su carácter, su preparación, su anticipada madurez y su transparencia ustedes la han conocido en los tres años que han compartido con él, distinguidos senadores.

 

Sobre los comentarios del senador Robledo, en el caso de Daniel García, me referiré más adelante.

 

El contrato de la Ruta del Sol. Nuestro gobierno emprendió unas obras de la mayor importancia para todo el país, las autopistas de doble calzada, la malla vial vallecaucana, las dobles calzadas de la Costa Caribe, las dobles calzadas de Bogotá a Boyacá, a los Llanos, la Ruta del Sol, la Transversal de las Américas.

 

La Ruta del Sol se dividió en tres tramos, y quiero decir esto al oído de los colombianos, de ustedes senadores y del señor Ministro de Obras del actual Gobierno (Jorge Eduardo Rojas), esa Ruta del Sol se concibió y fue acompañada en todo el proceso por la Corporación Financiera Internacional del Banco Mundial, se buscó la mejor compañía, la mejor asesoría para garantizar la mejor obra.

 

En octubre de 2008 una reunión con 300 empresas de todo el mundo para promover su vinculación a la Ruta del Sol; los prepliegos se publicaron en marzo 10 de 2009 y anoto lo siguiente: el gobierno nuestro introdujo la obligación de los prepliegos como un paso necesario para garantizar transparencia en los procesos, para tener la posibilidad de discutir las condiciones de la licitación antes de su apertura definitiva y evitar pliegos al amaño, a la medida de algún proponente.

 

Esos prepliegos se discutieron varios días, los días 12 y 14 de marzo se publicaron en el periódico El Tiempo, hubo varias reuniones de preguntas y de respuestas y la publicación definitiva fue el 27 de marzo.

 

En mayo 4 y octubre 21 hubo nueve rondas de preguntas, el 14 de diciembre de 2009 vino la audiencia de adjudicación.

 

Señor Ministro de Transporte, la audiencia pública de adjudicación fue otro paso introducido por nuestro gobierno en aras de la transparencia.

 

Los colombianos recordarán dos meses de audiencia pública en la televisión para discutir, por ejemplo, la concesión del Aeropuerto El Dorado.

 

Se adjudicaron y por supuesto esas audiencias se suspendían y discutían los proponentes y finalmente se adjudicó el sector I y el sector II y quedó aplazado el sector III.

 

Hablemos del tramo II:

 

¿Cuál compañía ganó?

 

Un consorcio denominado Ruta del Sol, SAS, integrado por Odebrecht, 60 por ciento; Solarte, 5 por ciento; y Corficolombiana, 33 por ciento.

 

¿Quiénes perdieron?

 

Perdió Vías del Sol Autopistas, donde participaba la empresa española OHL, una empresa también de gran reconocimiento en el mundo. ¿Por qué perdió esa empresa? Porque no acreditó la experiencia.

Me obligo a dar todos estos detalles porque una cosa es el soborno, el maldito soborno que tanto nos duele del Viceministro y otra cosa es la manera como se condujo el proceso de contratación.

 

¿Por qué no calificó el consorcio Vías del Sol Autopistas, donde participó la empresa española OHL? Porque quiso presentar una experiencia en ferrocarriles en el aeropuerto de Barajas, y se le había dicho en la etapa de discusión del prepliego que esa experiencia no se aceptaba. No acreditó la experiencia requerida.

 

¿Por qué perdió también Unión Temporal Concesión RDS, cuyos integrantes eran la empresa china Railway Shisiju y los señores Nule?

 

Porque no estaba formalizada la unión temporal, porque dieron unos pagarés que estaban relacionados con la Autopista Bogotá – Girardot y cuya exegibilidad y convertibilidad no daban garantías, porque los chinos no se habían vinculado en debida forma, porque no cumplían con el patrimonio, con el flujo de caja y con el capital de trabajo.

 

O sea que los dos competidores del consorcio ganador no se descalificaron caprichosamente, ni por corrupción, el proceso lo dirigía una persona de todos los quilates morales, Andrés Uriel Gallego.

 

El señor Ministro hablaba ahora de que este Gobierno ha implementado la fórmula de los dos sobres simultáneos, no señor Ministro, de allá viene, lo que pasa es que usted de pronto por defender con el ahínco y la vehemencia con que defendió a este Gobierno no se tomó el trabajo de mirar, eso se introdujo por su antecesor, por Andrés Uriel Gallego, y a las empresas se les obligó a entregar simultáneamente los  dos sobres, el sobre para examinar los requisitos técnicos, financieros, legales y la propuesta económica.

 

Por supuesto, al entregar esos sobres simultáneamente y encontrar que estos dos consorcios no clasificaban, no se abrió su propuesta económica, esa simultaneidad, usted lo dijo, es importantísima para evitar que después haya uniones ficticias, no sanctas, fue otro paso que dio el gobierno nuestro en aras de la transparencia.

 

Yo conocí esas empresas, preguntarme a mí, investigarme a mí sobre mis reuniones no es difícil, generalmente las suelo hacer de manera pública. Una norma de mi gobierno era reunirme aquí o en el extranjero con todas las empresas que tuvieran interés en Colombia para promover confianza de inversión en el país.

 

El 29 de abril de 2009 me reuní con OHL en Madrid y después no cumplió los requisitos y quedó descalificada. El 18 de septiembre de 2009 recibí aquí a Odebrecht, como se ha publicado en los medios de comunicación; me reuní en la Casa de Nariño con representantes muy importantes de los (hermanos) Nule, colombianos muy importantes, de la mayor connotación política y respetabilidad profesional, iban allá como representantes de los Nule, también los recibí.

 

Conocí, me reuní, los señores Solarte, que tenían varios contratos con diferentes niveles del Estado, acudían a otra instancia de transparencia que introdujo el gobierno nuestro, el segmento de contratistas visibles en los consejos comunitarios. Aquí veo varios senadores de Boyacá, recordarán, por ejemplo, cómo operaban esos segmentos de contratistas visibles en los consejos comunitarios para verificar cómo iba la doble calzada, cuáles problemas tenía, esa vía de Bogotá a Duitama y a Sogamoso con prolongación al Llano.

 

Me veo obligado a  decir todo esto, porque esta noche se le dijo al país que aquí había una corrupción sistémica y que todos somos iguales, por eso le he pedido la venia al señor presidente (del Congreso) para que me permita entrar en estos detalles.

 

Hace muchos años conocí al doctor Mariño Samper, hoy trabaja en Corficolombiana, a mí me tocó hacer una contratación honorable, todavía, antes de los 30 años, como Director de Aeronáutica para muchos aeropuertos como el de Medellín, allá, en ese contrato con la firma Arinco, de un colombiano excepcional, Antonio Castilla Samper, trabajaba el doctor Mariño Samper, lo encontré en el Gobierno Nacional trabajando en la concesión de la Autopista al Llano, interlocuté con ellos, porque nosotros le agregamos a la concesión inicial, la construcción de 38 kilómetros de doble calzada con toda la transparencia.

 

Cuando llegamos a la Presidencia esa concesión para una calzada estaba adjudicada pero no había empezado a aplicarse, ¿por qué? porque el Gobierno no había pagado 60 mil millones para poner al día las obligaciones y que entrara la concesión.

 

Además, como gobernador de Antioquia, al convertir en mixta la empresa de teléfonos Edatel, tuvimos una experiencia buena, honorable con el Grupo Aval que adquirió parte de esas acciones.

 

Veamos la paja en el ojo ajeno: la campaña de Santos en el año 2010, ya se ha hablado de los 400 millones de dólares para unos volantes, dineros sin declarar, pero yo sí quisiera que el señor Fiscal General de la Nación adelantara la investigación que no quiso adelantar su antecesor sobre el pago de 12 millones de dólares a asesores políticos del gobierno, por una gestión en nombre del narcotráfico, que no tenían por qué adelantar asesores políticos de gobierno. La anunció El Espectador en 2014, pero se había adelantado en 2011, nosotros recogimos la denuncia.

 

También, con muchos elementos, la probabilidad alta de que 2 millones de dólares hubieran ingresado a pagar deudas de la campaña Santos 2010,  no quisieron investigar, dijeron que no había pruebas, claro que la había, las declaraciones de los abogados, no obstante que protegieron la confidencialidad de los clientes, aportaban un principio probatorio suficiente para adelantar la investigación que el anterior fiscal (Eduardo Montealegre) no quiso adelantar.

 

Claro que había pruebas, testigos de ese chárter contratado por JJ Rendón, asesor político del gobierno, para viajar de Bogotá a Miami, que lo pagó en efectivo por 12 mil dólares en la compañía de Lina Luna, quién después apareció como la cónyuge del hacker que se inventaron para hacerle daño a Óscar Iván Zuluaga y para tapar el tema de esta corrupción con los asesores políticos.

 

A mí me pidieron, y lo hice en frente de testigos, que solicitara en la Embajada de los Estados Unidos, esto es muy grave, que uno de los dos asesores quería negociar con el gobierno norteamericano, me dijeron que lo harían después de elecciones y ese asesor vive cómodamente en los Estados Unidos con mucho dinero. ¿Será que efectivamente negoció con los Estados Unidos?

 

Y también vino el pago de Rodrigo Jaramillo, y no se han investigado otra cantidad de pagos que se hicieron a la campaña Santos sin registrarlos, antes y después de las elecciones, después con la excusa de pagar las deudas.

 

En esa campaña 2014 como en la del Plebiscito reciente hubo borrasca de dinero electoral.

 

Basta recordar que los grupos del Sí declararon en las cuentas del Plebiscito que se habían gastado 12 mil millones de pesos y eso no sumaba todo el gasto del Gobierno; los del No 2 mil millones de pesos.

 

Pues bien, el dinero de Bula, miren esta coincidencia, el contrato de éxito de Odebrecht con Bula es del 5 de agosto de 2013 y el otrosí ilegal para poder adjudicar  de manera también ilegal como adición contractual el tramo Ocaña-Gamarra, fue el 14 de marzo de 2014. Qué razón distinta tenía el señor Bula de reunirse con el gerente de la campaña de Santos  y con Andrés Giraldo y entregarles un dinero si no era para que ese dinero alimentara la campaña de Juan Manuel Santos.

 

Nos ha dicho que ese dinero no entró a la campaña, ahí hay un tema formal y un tema real, que formalmente no hubiera entrado, como muchos que no entraron, que no lo declararon, pero realmente ese dinero ayudó a esa borrasca de plata que se requirió por Juan Manuel Santos para ganar las elecciones de 2014.

 

El contrato adicional, aquí ya se ha dicho, la Corte ha sido muy clara y el Consejo de Estado, esos contratos adicionales se aceptan dentro de los límites y de las cuantías de la ley, de los topes de cuantía para completar las obras dentro del objeto de la obra, pero que tiene que haber una vía transversal este – oeste con una vía longitudinal que era la sur - norte, que era la Ruta del Sol, y además, el Consejo de Estado dio un concepto que las ministras (Gina Parody y Cecilia Álvarez) y el Gobierno desestimaron, de que no se podía adicionar de manera directa ese tramo.

 

Por supuesto aquí hay unos temas que preocupan. El tramo II de la Ruta del Sol tiene 500 kilómetros por dos calzadas son mil kilómetros, se contrató en 2 billones 94 mil millones, los 89 kilómetros de Ocaña a Gamarra para una sola calzada costaron 900 mil millones.  Los único que justificaría alguna diferencia en el precio unitario por kilómetro sería un trayecto no muy extenso de loma entre Fundación y Ocaña.

 

Veamos la urgencia, es ese momento aparecían en el país tramos más necesarios como Manizales-Mariquita-Puerto Salgar medidos por el volumen de tráfico diario; Medellín–Barbosa-Cisneros que después dijeron que no, que ese pasaba a las autopistas; y otro tramo como Bucaramanga–San Alberto, el tramo Ocaña-Gamarra con menos de 4 mil vehículos diarios.

 

Y aquí no se habló de la presión de la campaña sobre la ANI, por ejemplo, de la presión del señor (Enrique) Riviera o Riveira, hoy secretario de la Presidencia, sobre la ANI, todas las visitas del equipo político  del doctor (Roberto) Prieto pidiendo contratos en la ANI. Por favor, si eso no es corrupción, ¿qué es?

 

Y se dijo que era muy importante porque nutría el tráfico de la Ruta del Sol, oígase bien, no lo nutre. El tramo Ocaña-Gamarra es un tramo que tiene, que cruza la Ruta del Sol, pero que da la oportunidad que esa carga se lleve por el ferrocarril hasta ese punto recuperado por nuestro gobierno o por el río Magdalena, sistemas de transporte más baratos que el de los vehículos, que el de los camiones. ¿De dónde acá se dice que eso iba a nutrir el tráfico de la Ruta del Sol? Eso fue un soporte artificial.

 

Y dijo el Presidente de la República que era para desembotellar a Norte de Santander, nada de eso señor Presidente, el desembotellamiento de Norte de Santander implicaba mejorar las condiciones de la carretera entre Ocaña y Cúcuta o hacer la carretera que este gobierno suspendió de Tibú-Convención-La Mata.

 

Ocaña está en todo el límite occidental de Norte de Santander. Esos 89 kilómetros corresponden prácticamente al Cesar, apenas una mínima parte a Norte de Santander.

 

Si se hace ese tramo y no se mejoran los 135 kilómetros entre Ocaña y Cúcuta, la frontera, este tramo queda inútil, pero además señor Ministro, ojalá enmendaran esto porque veo que están haciendo una gran publicidad a las concesiones de Cuarta Generación, pero no han dicho las obras que pararon.

 

Ustedes, este gobierno, usted no, paró una obra muy importante para Norte de Santander: la vía Tibú-Convención-La Mata, dijeron: ‘es que cuesta $350 mil millones y Uribe no dejó sino $100 mil millones’. Contratado honorablemente. Si le hubieran aportado 70, 80 mil millones al año estaría lista y es así que le habría ayudado a Norte de Santander.

 

Quiero hacer dos comentarios sobre el crédito del Banco Agrario para la concesión Navelena.

 

Primero, en ese momento uno veía algunas tasas de interés en el banco, DTF+9 para pequeño productor, DTF+7 para campesino pobre, DTF+2 para víctimas y a Odebrecht le prestaron con la tasa de víctimas. Yo creo que eso no tiene presentación.

 

Pero hay un punto que no se ha tratado hoy, la filial colombiana de Odebrecht en ese momento aparecía con activos por 25 mil 494 millones y por pasivos superiores, pasivos por 29 mil 399 millones y así todo aprobaron ese pleito, ese préstamo.

 

Está muerto Andrés Uriel Gallego, un hombre impoluto, aquí estuviera dando la cara, el mejor profesor de la Universidad Nacional declarado por los estudiantes en muchas ocasiones; premio Nacional de Ingeniería de Cálculo en varias ocasiones; regía dos cátedras, la cátedra Colombia en la Universidad Nacional de Bogotá y la Cátedra Antioquia en la Escuela Nacional de Minas de Medellín; hizo 2 mil  800 contratos como Secretario de Obras de Antioquia con toda la transparencia.

 

Sus contratos como Ministro en los ocho años de su parte tuvieron toda la transparencia.

 

El senador Robledo ha mencionado otros temas, por ejemplo, Daniel García Arizabaleta, eso me dijo, lo que usted expresó, pero quiero aclararle lo siguiente: si me hubiera dicho algo más ya se lo había contado yo al país, a la opinión pública, inclusive le he dicho que conmigo habla después de que le diga todo lo que le tiene que decir a la Fiscalía, trabajó bien, honorablemente en Coldeportes, en el Invías, su suspensión fue por un tema bastante controversial, porque cuando se le encargó en el Invías, de acuerdo con las disposiciones legales se reformó el manual para que un arquitecto como él reuniera los requisitos profesionales para trabajar en el Invías, es la razón por la cual vino la suspensión de la Procuraduría. Hoy no ejerce responsabilidades políticas en el Centro Democrático.

 

Se acusa al doctor Óscar Iván Zuluaga que haber hecho contrato con el publicista cuando ya había estallado el escándalo de Odebrecht. No es así, el 17 de marzo de 2014 estalló el escándalo en Curitiba de lavado de activos y detuvieron a 28 personas, fue el 2 de agosto de 2016 cuando acusaron a Odebrecht de tener un cartel para distribuir contratos, el contrato del doctor Óscar Iván Zuluaga con Duda Mendoza, había sido a principios de 2014, solamente en octubre 2016 presentaron los cargos contra Marcelo Odebrecht y el 23 de noviembre de 2016, senador Robledo, los ejecutivos de Odebrecht comenzaron a firmar acuerdos de delación.

 

No estamos en un tema de corrupción sistémica.

 

En 2002 el país tenía un 63,76 en el puntaje del índice de transparencia, lo aproximado a cero es corrupción así en transparencia; en el 2010, 78,5; en el 2015 volvió bajar a 67,4; perdimos 20 posiciones en el ranking de transparencia pasando del 70 en 2008 al 90 en 2016.

 

Estimados senadores, termino con esto: la carrera pública mía ha sido larga, controvertida, pero he estado en todas las batallas porque he procedido, seguramente cometiendo errores y con faltantes, pero he procedido con patriotismo y con honradez.

 

Aquí que no nos metan a todos en el mismo canasto.

 

Yo he tenido unos gerentes de campaña de la mayor honorabilidad, las dos campañas a la Presidencia las dirigió Fabio Echeverri Correa, no hubo recursos por fuera, todos declarados, cuando el señor (Gustavo) Petro me acusó de que la señora Enilce (López) de Magangué había aportado unos dineros, no tuvo dificultad, figuraban en los libros de la campaña porque hizo parte de unos aportes que hicieron empresarios de ese sector de las apuestas.

 

Cuando yo aspiraba la Gobernación de Antioquía, y tengo que decirlo al oído de muchos jóvenes colombianos que seguramente están pendientes de esta transmisión, en una campaña de 150 millones, mis gerentes, Guillermo Gómez del Barco y Luis Esteban Echavarría, me expresaron que tenían un cheque de 30 millones con dudas, que si lo consignaban, les dije: ante la duda abstente, prefiero perder que ganar con platas dudosas.  

 

Quiero decirles lo siguiente:

 

Mi carrera pública es controvertida, pero este Partido es respetable; este Partido no está en la corrupción; este Partido ha considerado que también es corrupción haber violado la Constitución para desconocer el fallo de las urnas del Plebiscito y abrirle este camino a las Farc; este Partido también ha considerado que corrupción es lo que está ocurriendo, que sin entregar las armas, que hablaron de 400 escondrijos y ya tienen lapsus de 900, y sin embargo el señor Santrich manda a sus delegados a los Montes de María a ofrecer dineros internacionales para que allí voten por los que serán los candidatos de las Farc, tanto en la circunscripción ordinaria como en la circunscripción especial.

 

Yo si asumo responsabilidades políticas, senadores y colombianos.

 

Quien quiera haya participado en estos sobornos, tiene un camino que es la cárcel.

 

En cuanto a mi persona, que le he dado la cara a todas las dificultades y que he procedido con honradez, quiero decir: mi responsabilidad política no tiene límites, la asumo hasta donde tenga que asumirla.

 

Que queden estas palabras aquí grabadas en esta plenaria.

 

Si hay alguna prueba que me comprometa con sobornos o con facilitación de sobornos, pueden disponer de mi dignidad de expresidente de Colombia.

 

Gracias señor presidente”.

 

(FIN)