Ley que aliviará el bolsillo de los pequeños productores, jóvenes y mujeres rurales

Bogotá, 7 de febrero del 2019. El representante del Centro Democrático Edwin Ballesteros, radicó proyecto de Ley 324/2019 en la Secretaria General de Cámara en Bogotá, que tiene como fin, restablecer la interacción financiera entre los ciudadanos y entidades bancarias, así hayan estado castigados por el Habeas Data. Teniendo en cuenta que el término de permanencia de la información negativa será de un mes contado a partir de la fecha en que sea pagada la obligación vencida.

Con este proyecto se busca que aquellos pequeños productores, jóvenes y mujeres rurales, que ya se encuentren al día en la mora con el sector financiero, puedan volver a solicitar créditos, con el fin de reactivar la económica e inversión en el campo colombiano. Ya que no existe ningún seguro agropecuario que proteja al campesino, teniendo en cuenta que los cambios climáticos han puesto en apuros a esta población, quienes han perdiendo cultivos por fuertes heladas o incendios que se presentan por la naturaleza del clima, por tanto, el pequeño productor debe esperar un tiempo determinado para volver a solicitar un crédito.

Actualmente la ley de Habeas Data (1266 de 2008), les permite a las entidades bancarias presentar reportes negativos a las personas que tengan moras en los pagos de sus obligaciones con los bancos o entidades financieras, esto con el fin que otras entidades sepan de la deuda y eviten darle cualquier clase de beneficio económico.

El representante santandereano puntualizó que “es necesario que Colombia proteja al campesino, activando su línea agrícola, así solicitando créditos agrarios, quitándoles los reportes negativos, con el fin de reactivar la inversión de los pequeños productores, los jóvenes y las mujeres rurales en el campo colombiano”.

Según el Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario, FINAGRO, entidad que promueve el desarrollo del sector rural colombiano, explicó que son 26.762 mil santandereanos que fueron beneficiarios de créditos por un valor total de 1.012 millones de pesos entre el año 2017 al 2018, los cuales son destinados para el uso de infraestructura, agrícola, pecuario y de transformación, riego y drenaje, adecuación de tierras, entre otras.

“Al no tener un seguro agropecuario que proteja a los campesinos, es necesario esta ley, para reactivar la economía, son personas que dependen de forma directa de su actividad agraria, y que necesitan de este tipo de incentivos para acudir a líneas de crédito” aseguró el Representante.
Según los resultados del más reciente Censo Nacional Agropecuario, tan solo el 16,4% de los productores demandó algún tipo de crédito para el desarrollo de sus actividades agropecuarias.

Cabe resaltar que el estado de la cartera, y en general, aquellos datos referentes a una situación de incumplimiento de obligaciones, se regirán por un término máximo de permanencia vencido, el cual deberá́ ser retirado de los bancos de forma que los usuarios no puedan acceder o consultar dicha información. El término de permanencia de esta información será́ de cuatro años contados a partir de la fecha en que sean pagadas las cuotas vencidas.

(Fin)

Oficina de prensa del representante a la Cámara por Santander, Edwin Ballesteros.