La juventud de Iván Duque podría esperar pero el país lo necesita ya, como urge la firmeza y la credibilidad de Marta Lucía Ramírez

Bogotá, 20 de mayo de 2018 (CD). Texto de las palabras del expresidente Álvaro Uribe en el parque El Tunal durante el cierre de campaña presidencial en Bogotá:
“Nuestra gratitud es a usted doctor Iván Duque, a María Juliana por permitirnos pedirles a los colombianos que apoyen una candidatura que es una fortuna para la Patria como la suya. Nuestra gratitud es a usted doctora Marta Lucía, a Álvaro Rincón por permitirnos decirles a las mujeres y a todos los colombianos que el país necesita recuperar la credibilidad  y para ello es imperativa  su elección como Vicepresidente de la República.
Muy apreciados ciudadanos, en este recorrido por la Patria he percibido varios sentimientos, me quiero referir a tres: Un país irritado por la corrupción y la politiquería; un país con un peligroso cimiento de odio de clases y un país con incertidumbre en sectores sociales y de emprendedores.
Mientras muchos hablan de la lucha contra la corrupción, pero han apoyado el Gobierno de las prácticas corruptas, otros hablan de la lucha contra la corrupción y han dado el peor ejemplo de desgreño. Nosotros tenemos en Iván Duque y en Marta Lucía Ramírez las medicinas que ellos le han venido proponiendo al país y son ellos quienes nos la siguen contando, nosotros simplemente nos sentimos muy contentos de los médicos.
Dos ex presidentes  de Colombia, Laureano Gómez y el doctor Darío Echandía, en momentos diferentes y frente a problemas de magnitud expresaron que las soluciones del país no deben reposar solamente en las propuestas, en las leyes, en los artículos constitucionales sino en la calidad de los ejecutores.
A lo largo de esta campaña Iván Duque y a Marta Lucía Ramírez les hemos escuchado magníficas medicinas contra la corrupción, pero a los que estamos aquí apoyándolos, lo que más nos seduce es poderle decir a todos los colombianos que tenemos los mejores médicos para derrotar el mal de la corrupción. Las hojas de vida, impecables, los valores morales, los principios éticos de ambos, son una garantía para la Patria, queridos ciudadanos.
Y hay un fermento de odio de clases, algunos candidatos lo estimulan y otros son indiferentes; mientras eso ocurre nuestros candidatos proponen un país para todos. Quedará grabada en la mente de los colombianos su frase, doctor Iván Duque, el “Futuro es de Todos” y su convocatoria, doctora Marta Lucía, para que todos los colombianos nos integremos en ese proyecto.
Mientras algunos pretenden estimular ese odio de clases, ustedes le han propuesto al país, una Colombia cristiana, un entendimiento solidario, un país con emprendimiento y equidad, un país sin corrupción, un país sin desgreño, un país sin derroche, un país con menos impuestos, un país que sea capaz de decirle a los colombianos y a las instituciones que requerimos, por ejemplo, congelar el predial, bajar los impuestos, aliviar el IVA y simultáneamente, en nombre de una economía cristiana y solidaria, subir sustancialmente el salario mínimo de los colombianos.
Eso puede crear una gran estabilidad social y la estabilidad social es lo único sólido que puede soportar la estabilidad democrática, estabilidad democrática que ha estado con dificultades, queridos ciudadanos.
Iván Duque y Marta Lucía Ramírez le dan certeza al emprendimiento y a la equidad, por ejemplo, frente al campo colombiano, en esta campaña hemos visto tres opciones: la opción expropiadora de Chávez, que expropió 7 millones de hectáreas, dejó a Venezuela con hambre, abrió el camino para expropiar la industria, para expropiar el comercio, llegó a un 80 por ciento de pobreza y 4 millones de venezolanos expatriados; y otra opción, la opción del deterioro, la opción de la despreocupación, el gobierno en Europa, sus candidatos indiferentes y los campesinos del Llano, de la Zona Cafetera o del Caribe en una situación tremendamente dificultosa.
Usted no alcanza a medir doctor Iván Duque el efecto de alivio que ha tenido en la psicología campesina de la Patria su propuesta en Tumaco, al decirle a los agricultores campesinos que les va a dar una amnistía para que puedan salir de los data créditos, de los reportes de las calificadoras para sacarlos del paga diario, para sacarlos del gota a gota y que sean nuevamente sujetos del crédito institucional.
Y un paisano, esta mañana en Ituango me decía: dígale al doctor Iván Duque que rapidito extienda esa propuesta a todos los microempresarios de Colombia, para que este país reanude un gran camino de generación de empleo de calidad.
En los Llanos, por ejemplo, hay una gran expectativa con las propuestas de los doctores Iván Duque y Marta Lucía Ramírez para estimular la agricultura empresarial. Queridos ciudadanos, es muy importante lo que nos han dicho, al mafioso, al paramilitar, al guerrillero, al usurpador ¡quítele la tierra! y distribúyala en un procedimiento ágil a las asociaciones campesinos, a las víctimas y a los desplazados, pero a la gente buena ayúdele a producir para generar empleo de calidad.
Doctor Iván Duque, doctora Marta Lucía, ¿cómo permea el alma colombiana su propuesta de educación? Yo veo en esta campaña tres propuestas: Una propuesta de un discurso educativo predominante sin resultados que le en credibilidad; otra propuesta incumplible y además injusta de gratuidad para todos; injusta porque como dice la tercera propuesta, la de nuestros candidatos, la gratuidad tiene que ser focalizada a los colombianos de menores ingresos pero ¡qué bueno, qué bueno como la ha orientado!, ¡qué bueno además cómo la han empalmado con el emprendimiento de los jóvenes!, bandera que usted agita desde hace muchos años doctora Marta Lucía, bandera suya doctor Iván Duque, en un país que las cifras del primero de mayo nos mostraron que de los muchachos que no están estudiando, hay 3 millones 400 mil desempleados y que están entusiasmados con su propuesta, queridos candidatos.
Pues bien y sus valores de familia, esta mañana cuando yo visitaba Ituango, en mi condición de exalcalde de Medellín, exfuncionario de Empresas Públicas, gobernador de Antioquia que impulsó ese proyecto, iba también a Peque y unos muchachos muy simpáticos en la plaza me dijeron: Uribe nosotros vamos a votar por Duque pero que no nos quite la dosis personal, yo les dije muchachos no se preocupen que a ustedes les va a ir muy bien, en ese cambio van a ganar porque les va a quitar la dosis personal y les va a dar la economía naranja para el deporte, para la cultura, para la creatividad.
Compañeros y compatriotas del MIRA, mis compatriotas de Justos y Libres, mis compatriotas Conservadores, compatriotas que apoyaron al doctor Ordóñez, pasen la U, pasen Liberal, gentes colombiana de la izquierda democrática con el doctor Angelino Garzón, mis compañeros del Centro Democrático, hoy termina la lucha en la plaza pública y se suspende, pero nuestra lucha sigue en el conversatorio con nuestros compatriotas y con nuestras familias. Último voto no hay, todo voto nuevo es el penúltimo.
Y un mensaje a los soldados y policías de la Patria, un mensaje a los retirados, a la reserva activa; mientras una de las opciones de Gobierno, le está pasando  lo que a mí de joven, cuando vine a conocer a Bogotá, me ocurrió en la séptima,  compré una cajita y me dijeron es la cajita mágica, la abrí y brinco una culebra de resorte, hice todos los esfuerzos para meter esa culebra y no podía. El candidato discípulo amado de Chávez, que odia a la fuerza pública colombiana, ha tratado de tapar eso, de guardar la culebrita pero la culebrita se le salió en estos días y volvió con su humillación a las Fuerzas Armadas.
Y los otros, los otros han avalado la tesis de nivelar a nuestras Fuerzas Armadas con el terrorismo, las nuestras han sido democráticas y constitucionales, queridos ciudadanos, hay que recuperar para ellos el honor y el respeto.
Un día asesinaron 28 soldados en Buenos Aires, Cauca y nada pasó, y siguió, siguió, siguió la impunidad produciendo el asesinato de los integrantes de la Fuerza Pública. Hace tres noches en Montecristo, en el sur de Bolívar, el Teniente Comandante de la Policía fue asesinado por el Eln, y como que nada hubiera pasado. El dolor de la mamá de ese teniente es tan hondo como el dolor de la mamá del civil asesinado.
Queridos ciudadanos, la juventud de Iván Duque podría esperar, pero Colombia lo necesita ya doctor Iván Duque. Doctora Martha Lucía, las mujeres colombianas sobresalen en el mundo; yo quiero hacer una referencia a la mujer colombiana que se levanta a las 4 de la mañana, para despachar a los hijos y al marido; la mujer colombiana que sale de dos horas de estudio, que trabaja ocho horas y que vuelve a estudiar otras dos horas y a las 11 de la noche está examinando las tareas de los hijos, esa mujer colombiana que necesita apoyo, esa mujer colombiana que nos da diariamente ejemplo a todos, se siente muy bien representada en usted Doctora Marta Lucía.
Yo quiero finalmente destacar esto, cuando yo oigo a Iván Duque, digo hombre este señor es un viejo, ¿cómo así que tiene 41 años?, porque ese señor nos orienta a los colombianos, en lugar de ser pelietas como yo es un gran pedagogo, es un gran líder.
Queridos ciudadanos, y cuando veo la fórmula de Marta Lucía digo, ahí está el camino de reconstrucción de la credibilidad. En toda esquina de la Patria, en toda cancha deportiva, en toda tertulia, vamos a luchar de día y de noche para que Iván Duque, en los días que vienen, sea nuestro Presidente y Marta Lucía nuestra Vicepresidente.
¡Qué viva Colombia, qué viva Marta Lucía Ramírez!
En nombre del presidente Andrés Pastrana y del compañero en esta coalición, a todos infinita gratitud.
¡Qué viva el próximo Presidente de Colombia, Iván Duque!
Muchas gracias”.
 
Fin