Seremos radicales en la lucha contra la corrupción

Por:
Christian Garcés
Representante a la Cámara por el Valle del Cauca
 
En campaña, nosotros y el hoy presidente Iván Duque, nos comprometimos a luchar contra la corrupción. Eso es ahora una realidad y más allá de los paños de agua tibia que a algunos les gustaría implementar, el Gobierno radicó cinco proyectos de ley que prometen: 1. Limitar a tres los periodos de los miembros de cuerpos colegiados; 2. Exigir pliegos tipo en la contratación; 3. Levantar la reserva sobre la declaración de renta de los servidores públicos; 4. Delitos contra la administración pública serán imprescriptibles y 5. Listas cerradas para fortalecer partidos.
La decisión de acabar la mermelada y las transacciones turbias entre el Ejecutivo y el Legislativo, dando como primeros pasos la no intromisión del Gobierno Nacional en la elección del Contralor General de la República, dio como resultado que un candidato no perteneciente al partido político del Presidente fuera elegido en el organismo de control fiscal.
El Gobierno no estructuró su gabinete o repartió burocracia en función de criterios politiqueros, el presidente Duque no permitirá se manipulen la adjudicación de contratos, buscará proteger el erario de intereses oscuros y terminará por forzar a aquellos movimientos que vivían de la mermelada y la contratación estatal, a reinventarse si desean asegurar su sostenibilidad en el tiempo.
Liderazgos políticos que carecen de grandes sumas de dinero, maquinarias o estructuras, y que no se aceitan a costa del Estado, podrán competir en futuros procesos electorales en condición de igualdad.
Esperamos que las bases de Centro Democrático y en general de Colombia comprendan el momento histórico que estamos viviendo, donde la cabeza del Ejecutivo, después de décadas de formas tradicionales de manejar lo público, ha decidido cortar de tajo las malas prácticas políticas que tanto han dañado nuestras instituciones y el desarrollo del país.
Debemos asumir el reto de transformar la percepción que se tiene del político, donde la sociedad no lo vea como el que debe comprarles medicamentos, pagar servicios públicos atrasados, hacer trámites o, incluso, regalar mercados, sino como aquel que desde su despacho y gestión, trabaja por sacar adelante la agenda de su ciudad, región o país. Apoyemos al Presidente, cambiemos nuestra cultura política y detengamos la corrupción.
 

× WhatsApp - ¿Cómo puedo ayudarte?