Señor Jesus, La familia “granadilla” trae nuevamente su tesoro a casa, para recorrer el camino que lleve a la verdadera victoria. Creemos en eso es un acto de fé

Recuerda que  tienes un lugar privilegiado, por ser un hombre excepcional, lleno de valor, con el que honraste cada instante de nuestra vida, enalteciendo el concepto del buen padre de familia.

Nuestro papá y abuelo aprovechó cada día para ser una mejor persona. Cultivó la inteligencia con avidez, creció en permanente inquietud intelectual, sabía mucho, conocía el mundo a través de los libros. Con una memoria prodigiosa nos mantuvo embelesados y alertas, y como si fuera poco, sabía espléndidas poesías para el deleite de quienes le gastábamos tiempo. La música era otra pasión que disfrutó y le sirvió como compañía en los confines del silencio.

Era meticuloso y trabajador y eso le aportó una mente impecable que nunca le falló Siempre tenía oficio que cambiaba entre el arreglar un juguete, escribir una historia, un testimonio, hacer un reclamo, o repasar los escritos subrayados. Siempre estaba ocupado, nunca se aburrió y nunca se cansó.
Tenía el orden de un ingeniero y el criterio de un abogado. Con osadía me involucré en sus predios maravillandome aún más con el significado de sus apegos:
Todas nuestras tarjetas y cartas de amor clasificadas, las de mi mamá; dibujos de su casa en el campo que trazó con su mano al no contar con camaras de fotos durante su niñez; fotografías selectas que reflejaban sentires transparentes. Su vida no siempre fue fácil, razón por la que su carácter tuvo el tono necesario para el manejo de los avatares.

Era un hombre correcto, estricto. Juicioso, ponderado Gallardo. Sencillo y a la vez, altivo Con un lenguaje exhuberante. Con modales excelsos. Un verdadero señor.

No exigía, ESPERABA!
No regañaba, EMPODERABA;
solo hablaba con quienes confiaba.
Educaba amando, curando.
Se derretía por los niños, las aves y las flores.
Le atraian de una manera singular y con su sensibilidad lograba conexiones maravillosas.

Pero lo mas importante de su legado es el elogio del amor que caracterizó su existencia .

Era una fuente de quereres.

Nos envolvia en mimos y cuidos inimaginables, nadie nos prodigará jamás más atención y afecto; conocía los intereses de cada uno con precisión. Con fuerza nos transmitía aliento. Nos mantenia informados y seguidos. Nos mandó muchos telegramas con notas maravillosas y nos premió con poemas que no tienen igual.

Tenia la sonrisa fresca que aporta la gratitud perenne, porque El lograba de nosotros una entrega inmensa atraida como iman por quien todo ya dio o aún nos va a otorgar.

Asi valió la pena su vida cada dia.

sublimando una relación cuya esencia radicaba en la generosidad y la capacidad para hacer al otro feliz y pleno. Nos aportaba seguridad su existencia, nos generaba el máximo reconocimiento, nos regalaba delicia a la cotidianidad.

Todos queriamos encontrarnos con El para lo mismo. Para aspirar el amor para dejarle en forma de dulces y panes nuestras elaboraciones del corazón.

Los nietos además de gozarlo como el que más, lo tenían como su trascendente compañero de juegos de mesa creados por el, que según las voces de su adorado Emilio, ya estará jugando y ganando con los angeles. Su relación fue impecable, ejemplar. Con su sentimiento cada momento con ellos se volvía una oda a la alegría .

Celebraremos con extasis la vida de nuestro papá y abuelo , como el mas grande privilegio que se nos haya concedido. Nunca demandó nada distinto a la respuesta proporcional a su amor infinito. Siempre se sentía reconocido. Lo exhibiamos con orgullo y propiedad. Era nuestra compañia mas calificada.

Imaginar su ausencia nos resquebraja, ninguno sabe vivir sin el. Todos necesitamos su sabiduria, quedamos huérfanos del amor perfecto, pero el libro de recuerdos, conversaciones y vivencias nos permitirá llevar en la memoria del corazón incluso su vision, su criterio y su presencia invisible. Siempre estará a nuestro lado como el mas estoico guardian de nuestro bienestar.

No se va lo queda, lo que hace parte de nosotros y de nuestras convicciones y certezas. Lo entregamos a nuestro Dios, al que rezaba con profunda fé, porq creemos en esa otra dimensión que nos concede esperanza de volver a estar juntos. Dios le otorgará su merecido disfrute de todo aquello q trasciende.

La satisfacción q da el amor es suficiente para q este sea un acto de acción de gracias infinitas por este privilegio q la vida nos deparó con inmensa generosidad . Nuestro papá fue un ser como de fábula, como aquellos que solo existen en los escritos. lo gozamos cada dia y lo despedimos dándole las gracias todos a su lado, en paz, como se despide a los justos, como se despide a los santos, como se merecía esta fuente inagotable de humanidad.

No hay mejor adios para quien nos dedicó la vida con el mas destacado empeño, que soltarlo en un puerto de amor. Llevatelo Señor.

Viaja eternamente papá nuestro, recreate en la gloria, vuela. Las alas las tienen quienes pueden alcanzar las alturas
allá, ponle las canciones que no alcanzaste, y mantennos bendecidos por tu infinita bondad.

El amor es generoso, sabremos pegar uno a uno los pedacitos del alma.

Gracias por tanto, papito de nuestro corazón.